Innovación, fotografía y víctimas de ETA, protagonistas de la SIMUFV

La Universidad Francisco de Vitoria (UFV) acogió, del 1 al 5 de marzo, la Semana de la Imagen UFV (SIMUFV), en colaboración con la Facultad de Letras de la Universidad de Coímbra (Portugal)

SIMUFV
La SIMUFV 2021 se celebró con encuentros en remoto, debido a la situación sanitaria. Foto: Daniel Osuna.

Noticia redactada por Cristina Camacho, Yago Vázquez, Nuria Usero, Paula Burgos y Andrés Pelayo

La Universidad Francisco de Vitoria (UFV) organizó, del 1 al 5 de marzo, en colaboración con la Facultad de Letras de la Universidad de Coímbra, y con el apoyo de Canon España, la Semana de la Imagen UFV (SIMUFV). Durante cinco días, profesionales de distintos ámbitos relacionados con la comunicación y la fotografía impartieron conferencias en las que trataron aspectos desde su experiencia personal hasta mesas redondas sobre la representación de las víctimas en las series PatriaLa línea invisible.

Este año, debido a la situación sanitaria, no se pudieron realizar talleres prácticos. Además, la asistencia fue on line, a través del canal de YouTube de la SIMUFV, y algunos de los ponentes también tuvieron que dar sus conferencias en remoto. Como en años anteriores, el Congreso Académico se celebró el jueves y el viernes.

La innovación marca las primeras sesiones

La semana comenzó con la conferencia de Nacho Martín, reportero gráfico, que aprovechó su intervención para tratar la innovación en el mundo del periodismo y las ventajas y desventajas del uso del teléfono móvil, a la hora de captar la realidad. Le siguió Pablo Laguia y Ana Gómez, quienes, el martes, hablaron a los asistentes acerca de su especialidad: Weddings Photographers, área a la que se dedican. Durante su intervención, aprovecharon para explicar el porqué de su proyecto, algunos consejos para quienes quisieran introducirse en ese mundo y las herramientas necesarias para ello.

«La utilización de las técnicas narrativas de Aramburu es verdaderamente magistral. No se le resiste el monólogo interior, el fluir de conciencia, el estilo indirecto libre, el diálogo, los saltos de perspectiva o los cambios de foco», explicó Victoria Hernández. 

El miércoles, Montse Labiaga, antigua alumna de la UFV, fue la encargada de abrir el día con su conferencia acerca de la fotografía eCommerce. Este tipo de imágenes cumple la función de enseñar al comprador las principales características del producto de forma visual para simplificar y maximizar su experiencia. A lo largo de su ponencia, destacó la importancia de apoyarse en nuevas tecnologías para ofrecer los productos. Un ejemplo que puso fue la realidad virtual o VR, de la que dijo que aún no estaba del todo desarrollada y que aún debe mejorar para ser crucial en la venta al cliente.

Ética de naturaleza y fotografía

La segunda conferencia on line que tuvo lugar el miércoles 3 de marzo trató el tema de la ética de la fotografía y la naturaleza. Los profesionales de WildTracani, una empresa que realiza actividades relacionadas con el medio ambiente, mostraron las posibilidades de la fotografía de naturaleza y cómo se puede contribuir a su conservación. 

Aseguraron que, a raíz de la pandemia, la gente quiere ir al campo y eso ha provocado que se salga más, pero esto se debe hacer con cuidado para no perturbar la fauna. Para reivindicar este aspecto, hicieron referencia a la cantidad de plástico que hay en el campo y advirtieron del peligro de arrojarlo al medio ambiente, ya que los animales pueden morir. «Se habla muy poco del respeto hacia la fauna», declararon. 

«La finalidad de las imágenes es tener el mayor respeto hacia los animales, se trata de alterar lo mínimo el ecosistema», puntualizaron. Es muy importante para captar imágenes y momentos conocer al animal, es decir, saber por qué se hincha, por qué levanta su plumaje, etc. También, explicaron algunas de las herramientas que se utilizan para conseguir una buena foto, como el rastreo: “Hay que averiguar qué ha ocurrido o qué ejemplar ha pasado por ahí, a través de pistas como huellas, por ejemplo”.

Como conclusión, reivindicaron que «no se puede quitar un animal de un ecosistema porque cada uno tiene una función». Así, recalcaron que cualquiera puede hacer fotos y acercarse a la naturaleza desde el respeto y la localización. “Hay que tener responsabilidad porque se puede molestar al animal”, subrayaron.

Patria, uno de los platos fuertes de la SIMUFV

La UFV acogió a cuatro ponentes para analizar los personajes, imágenes y perspectivas -entre otros aspectos- de la serie Patria: Victoria Hernández, doctora en Humanidades y profesora de Literatura de la UFV; Alberto N. García, profesor de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra; Aránzazu Fernández-Sarasa, profesora de Fotografía Digital y Guion en la Universidad Católica de Valencia, y Santana Lois Poch, la estudiante en el Máster de investigación aplicada a Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos.

Victoria Hernández hizo un trabajo titulado Cinco horas con Txato. En él, explica el tipo de diálogos que hay en algunas escenas de la serie, como por ejemplo, cuando Bittori habla con su difunto marido. “La utilización de las técnicas narrativas de Aramburu es verdaderamente magistral. No se le resiste el monólogo interior, el fluir de conciencia, el estilo indirecto libre, el diálogo, los saltos de perspectiva o los cambios de foco”, explicó Hernández. La profesora recalcó la narración en las conversaciones de Bittori con la tumba del Txato, pues mantiene al difunto como un personaje más.

Alberto N. García expuso durante su intervención ideas como los grupos de personajes de la serie (víctimas, equidistantes y verdugos) o la “villanía” y contrapesos dramáticos de la obra audiovisual (Miren y Joxe Mari). También señaló que Patria establece cierta arquitectura moral, que la ambigüedad exige una simpatía dramática y, además, que en la serie se muestran muchas caras de un etarra, pero con respecto a las instituciones -Policía e Iglesia- se les adjudica el papel de “malos”, sin mostrar más matices.

«La finalidad de las imágenes es tener el mayor respeto hacia los animales, se trata de alterar lo mínimo el ecosistema», explicaron los profesionales de WildTracani.

Aránzazu Fernández-Sarasa analizó el cartel de la serie. La portada de la obra, según explica Fernández-Sarasa, tenía la clara intención de traer controversia. Esto se debe a que la imagen publicitaria es una unión de dos fotos. A la izquierda se observa a Bittori sujetando a su marido recién asesinado, y en la segunda se ve a Joxe Mari en la cárcel, completamente desnudo y en posición fetal, después de haber sido torturado. Dado que en ambas imágenes los personajes están a la misma altura, y bastante equidistantes, la polémica se debe a la comparación del dolor de las víctimas de ETA con el sufrimiento de un integrante de la banda terrorista.

Santana Lois Poch ha titulado su investigación “Una hermenéutica de la serie Patria desde una perspectiva trágica”, en la cual ha analizado la narrativa y ha hablado del regreso del debate de ETA a raíz del libro y la serie. “La discriminación entre aquellos arquetipos construidos y presentados en clave trágica, y esos otros que son dramáticos es fundamental para entender el posicionamiento del autor y, en última estancia, del relato mismo”, ha explicado Lois Poch.

ETA y sus víctimas

La segunda mesa redonda del Congreso Académico de la SIMUFV analizó la representación de las víctimas de ETA en la ficción, a través de Patria (tanto el libro como la serie), de la serie La línea invisible y de varios cómics. La ponencia estuvo moderada por Laura Zazo, profesora de la Facultad de Comunicación de la UFV. 

Los primeros en participar fueron María Jiménez, periodista y doctora en Comunicación, y  Pablo Castrillo, doctor en Comunicación Audiovisual, ambos por la Universidad de Navarra. Presentaron su conferencia Una “memoria emocional” del terrorismo de ETA: Representación de las víctimas en ‘La línea invisible y Patria’

“El silencio de las armas no es sinónimo de paz, sino que a menudo hay un desplazamiento de la violencia en el espacio simbólico del discurso”, afirmó Ludivine Thouverez. 

Jiménez y Castrillo hablaron de la existencia de tres tipos de narrativas a la hora de tratar lo ocurrido con la banda terrorista. La primera es la narrativa de los perpetradores, que es la propia de aquellas personas que salvaguardan el brazo político de ETA. La segunda es la narrativa de las víctimas. Pone a estas en el centro y les concede cierta autoridad moral, ya que no respondieron a la violencia con más violencia. Por último, está lo que se conoce como «el tercer espacio», encarnado por aquellas personas que buscaban establecer una posición mediadora para solucionar el conflicto. 

También mencionaron la importancia de la focalización, es decir, del acceso que se le da al espectador a un determinado relato. Tanto Patria como La línea invisible parten de una focalización centrada en los terroristas, pero luego entra en juego otro concepto, que Pablo Castrillo denomina «realineamiento». Esto supone cambiar la focalización, de manera que el espectador empatice también con la víctima. 

Ludivine Thouverez, doctora en Medios y Comunicación de la Universidad de Poitiers,  analizó los dispositivos narrativos por el mundo del cómic para determinar si han contribuido a la misión de un discurso a la convivencia y el reconocimiento de todas las partes. “El silencio de las armas no es sinónimo de paz, sino que a menudo hay un desplazamiento de la violencia en el espacio simbólico del discurso”, afirmó.

Thouverez aseguró que el cómic ha contribuido a la distribución de la historia “con una política de presente y un proyecto de futuro como lugar de memoria”. Además, afirmó que la historieta colabora con la transmisión a los jóvenes, a través de una forma parecida a las series televisivas. “Ofrece una construcción de los estados de ánimo del pasado y una recreación viva”, reveló.

Santiago Huelle, doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, fue el encargado de cerrar la conferencia. Huelle señaló que la relación entre la religión y el nacionalismo vasco surgió por Sabino Arana. También analizó la relación entre ambos agentes en la ficción. Y aseguró que fue un acierto que el escritor de Patria, Fernando Aramburu, destacase al personaje de don Serapio para explorar la religión política.