El CAIF protege la familia, piedra angular del siglo XXI

El Centro de Acompañamiento Integral a la Familia de la UFV (CAIF) inaugura sus nuevas instalaciones, en compañía de la consejera de Familia, Juventud y Política Social de la Comunidad de Madrid, Concepción Dancausa, y la bendición del padre Javier Cereceda, L.C.

“A pesar de sus detractores, la familia se ha ganado que hagamos todo lo que esté en nuestra mano para protegerla”, afirmó la consejera de Familia, Juventud y Política Social de la Comunidad de Madrid, Concepción Dancausa, ante la pregunta “¿Está la familia en crisis?”. El padre Javier Cereceda, consejero territorial de los Legionarios de Cristo en España, apoyó la visión de Dancausa, en el acto de inauguración de las nuevas instalaciones del Centro de Acompañamiento Integral a la Familia de la UFV (CAIF), celebrado el 19 de noviembre.

“La familia está siendo bombardeada desde hace mucho tiempo”, pero Dancausa define la familia como “piedra angular” de la convivencia, a pesar del “proceso de cambio” que atraviesa la sociedad actual.

En el acto de inauguración, también estuvieron el rector de la UFV, Daniel Sada, la directora del CAIF, Elena Arderius, quien destacó “el desarrollo de modelo de persona de la UFV” como uno de los pilares de la psicoterapia. “Es importante nuestro trabajo antropológico porque nos centramos en el modelo de persona para construir nuestra terapia”, explicó Arderius.

El P.Javier Cereceda, Daniel Sada, Concepción Dancausa y Elena Arderius en el acto de presentación de las nuevas instalaciones. Fuente: Comunicación UFV

Terapia integral
“La terapia consiste en hacer al otro libre, pero también responsable”, afirmó Arderius sobre el funcionamiento de la psicoterapia del CAIF. Además, ensalzó el valor de ayudar: “Ayudar es el verdadero sentido de nuestra existencia, poder acompañar a todos los que lo necesiten y liberar su verdadero potencial”.

Elena Arderius enumeró las causas más comunes por las que se requiere terapia, la más común es la ansiedad, pero también existen otras que toman fuerza como los trastornos alimenticios o los problemas de autoestima, estos últimos relacionados con la familia. “Cuando se les pregunta por la familia se derrumban por falta de afectos, las nuevas generaciones reciben indiferencia, dejadez. Esto no es por maldad, sino por heridas que se arrastran”, aseguró Arderius.

Según Arderius, los integrantes de la familia son el “principal apoyo” de muchos estudiantes, y resaltó la importancia de que estos se sientan “amados incondicionalmente”. “De niños, no podemos encontrar respuesta a estas situaciones por lo que se buscan adicciones, distracciones de todo tipio. Nos ponemos la coraza del perfeccionismo y nos centramos en el trabajo o los estudios para ser alguien y que me quieran”, explicó la directora del CAIF sobre la respuesta que dan los estudiantes a la falta de afecto familiar.

Ampliación con sentido
“Primero están los ladrillos, y luego lo que pasa dentro de los ladrillos”, recordó el rector de la UFV, Daniel Sada, en alusión a la ampliación del CAIF y su significado. “Aunque sea una cosa pequeñita, esto es algo muy grande, porque lo que importa en la vida de las personas son cosas grandes y ahí es donde actúa el CAIF”, observó Sada, quien destacó el “poder ayudar donde duele a alguien” como algo “maravilloso” y objetivo último de la ampliación. Por último, los asistentes pudieron visitar las nuevas instalaciones, que fueron bendecidas por el padre Javier Cereceda.