Texas acoge una universidad contra la corrección política

Un grupo de pensadores ha creado la Universidad de Austin para acabar con la imposición de lo políticamente correcto, que, según ellos, domina las aulas y limita el aprendizaje

La Universidad de Austin es un proyecto entre cuyos fundadores se encuentran Pano Kanelos, Steven Pinker, Niall Ferguson, Ayan Hirshi Ali y Jonathan Haidt. El principal objetivo de esta nueva institución académica, en Texas (Estados Unidos), es «la búsqueda, sin temor, de la verdad».

Texas es uno de los epicentros de lo que se conoce como izquierda woke. Se trata de una ideología partidaria de censurar aquellos pensamientos que se salgan del marco de «lo políticamente correcto». Se basa en la idea de que la sociedad forma parte de un sistema totalmente corrupto por el racismo, sexismo, xenofobia, machismo…

Tras observar esta situación bajo la que se encontraba Texas, Pano Kanelos, expresidente de la Universidad de Saint John, en Annapolis (Maryland), ha decidido reunir a un grupo de intelectuales y académicos estadounidenses contrarios a la censura y defensores de la libertad de expresión, sea cual sea su opinión. Kanelos asumirá el puesto de rector en la nueva Universidad de Austin.

En la web de la Universidad de Austin se lee: «Estamos hartos de esperar a que la legacía de las universidades rectifique, así que estamos creando una nueva». Entre sus principios se encuentra la «búsqueda intrépida de la verdad», lo que creen esencial para una sociedad «libre y democrática». La universidad se compromete a la «libertad de investigación», de «conciencia» y de «discurso civil». Afirma también que será «totalmente independiente política, financiera e intelectualmente».

Entre sus principios se encuentra la «búsqueda intrépida de la verdad», lo que creen esencial para una sociedad «libre y democrática».

Esta nueva universidad tampoco está a favor del revisionismo histórico, que cancela canciones, películas, novelas e incluso personas por los sesgos exclusivistas que traen consigo. Respecto a este aspecto afirman que «los alumnos aprenderán a conocer las obras no como tradiciones muertas, sino como feroces concursos de importancia intemporal que ayudan a los seres humanos a distinguir entre lo verdadero y lo falso, lo bueno y lo malo, lo bello y lo feo. Los estudiantes llegarán a ver esta investigación abierta como una actividad que dura toda la vida y que les exige una búsqueda valiente, a veces incómoda, de verdades que perduran». 

En los últimos años, ha habido un incremento de movimientos considerados progresistas que luchan contra el racismo, como Black Lives Matters, que surgió por la muerte de George Floyd durante una acción policial; y contra el abuso sexual, como #MeToo, en el que algunas estrellas del cine decían que habían sufrido abusos. Junto con estos, también se ha generado la llamada cultura de la cancelación, que, según la Universidad de Austin, genera un «discurso único», hecho que no comparten

La agenda de esta universidad se propone, en 2021, establecer la universidad y lanzar sus programas de verano. La Universidad de Austin quiere, en 2022, lanzar programas de emprendimiento y liderazgo y cursos de verano. En 2023, instaurarán los programas en Política, Historia Aplicada, Educación y Servicio Público. Y, finalmente, en 2024, quieren establecer la universidad de grado. En su primer año, los estudiantes recibirán una educación acerca de las «artes liberales», mientras que en tercero se unirán a uno de los cuatro centros académicos para elegir especialidad.