Lula gana las elecciones en Brasil

Se ha producido un auge en el número de votantes en comparación con elecciones pasadas

Imagen extraída de Flickr

Luiz Inácio Lula da Silva, líder del Partido de los Trabajadores, ha ganado la segunda vuelta de las elecciones en Brasil, celebradas el 30 de octubre, con el 50,88% de los votos. Su victoria pone fin a los cuatro años de Gobierno de Jair Bolsonaro, del Partido Liberal, quien obtuvo el 49,1% de los sufragios.

La abstención disminuyó respecto a elecciones anteriores debido que algunos estados facilitaron transporte gratuito para que la gente pudiera ir a votar. Asimismo, la polarización provocada por ambos contrincantes y su impacto en la sociedad brasileña también contribuyeron a que la población participara.

Un Brasil dividido
La campaña electoral y las elecciones han aumentado la división entre los ciudadanos del país. Además, durante este tiempo se han difundido noticias falsas, acusaciones contra Lula da Silva. En abril de 2018, Lula fue condenado por corrupción y lavado de dinero. Sin embargo, 580 días después fue puesto en libertad debido a que sus derechos no fueron respetados durante el proceso judicial. Los partidarios de Lula creen que Bolsonaro estuvo involucrado en las acusaciones contra el presidente electo.

El Gobierno de Bolsonaro
Jair Bolsonaro prometió cambios como la regeneración de la vida pública y la reactivación de la economía. Además, defendió el derecho al uso de armas, lo que le llevó a ganar numerosos seguidores. Sin embargo, la gestión de la pandemia durante su gobierno hizo que Bolsonaro recibiera críticas. 

Bolsonaro fue acusado de infringir las medidas sanitarias, de hacer un uso irregular de los fondos públicos y de falsificar documentos. Además, el entonces presidente se mostró en contra de las vacunas para combatir la covid-19 y dificultó ayudas a ciertas partes de Brasil, como el Amazonas.

Manifestaciones contra Lula
Miles de manifestantes a favor de Bolsonaro se reunieron, el pasado miércoles, en las entradas de varios cuarteles para pedir un golpe de Estado contra Lula da Silva. Exigieron a las Fuerzas Armadas que no permitieran que el líder del Partido de los Trabajadores se haga con el poder. Los participantes creen que Lula va a aplicar políticas comunistas y a arruinar Brasil.