Los periodistas María Ressa y Dmitry Murátov, Nobel de la Paz 2021

El Comité Noruego del Nobel, en Oslo, les otorga el premio por sus “esfuerzos para salvaguardar la liberad de expresión, que es una condición necesaria para la democracia y la paz duradera”

María Ressa y Dmitry Murátov. Fotos: Twitter @NobelPrize

María Ressa (Filipinas) y Dmitry Murátov (Rusia) son los ganadores del Premio Nobel de la Paz 2021. Ambos son periodistas independientes que han luchado por la libertad de expresión frente a condiciones adversas en sus países. Han sido seleccionados entre 329 candidatos, entre ellos se encontraban la activista medioambiental Greta Thunberg, el encarcelado disidente ruso Alexei Navalni y la líder de la oposición en Bielorrusia, Svetlana Tikhanovskaya. Los periodistas galardonados comparten un premio que incluye un cheque de 1,1 millones de dólares.

El Comité Nobel Noruego es responsable de la selección de candidatos y de la elección de los galardonados con el Premio Nobel de la Paz. El comité está integrado por cinco miembros designados por el Parlamento noruego.

El comité ha señalado que recibieron el galardón por su amor a la libertad de expresión en Filipinas y Rusia. Además, elogió a Ressa debido al uso de “la libertad de expresión para denunciar el abuso de poder, el uso de violencia y el creciente autoritarismo en su país de origen, Filipinas”. De Dmitry Murátov, destacó su defensa de la libertad de expresión en Rusia “bajo crecientes condiciones adversas durante décadas”.

La finalidad del premio es honrar a un individuo u organización que haya conseguido llevar a cabo “la mejor labor en pos de la fraternidad de naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz”, es decir, que haya realizado el mejor trabajo en busca de la solidaridad entre naciones. Tanto Ressa como Murátov representan a todos los periodistas que alzan la voz por estas ideas.

El anterior ganador fue el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (WFP),  que recibió el galardón por sus esfuerzos en la lucha contra el hambre y la mejora de las condiciones para la paz.

La última vez que el Nobel de la Paz se entregó a periodistas fue en 1935, cuando lo recibió al alemán Carl von Ossietzky por revelar el programa secreto de rearme de su país tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial.

María Ressa ha sido víctima de arrestos y acoso por sus denuncias contra el Gobierno de Rodrigo Duterte en Filipinas. En marzo de 2019, sufrió un arresto en el aeropuerto de Manila por un supuesto fraude. Sin embargo, la liberaron tras el clamor de periodistas internacionales poco tiempo después.

«Un mundo sin hechos significa un mundo sin verdad y confianza», afirmó María Ressa.

En 2018, fue nombrada Personalidad del Año por la revista Time. En mayo de este año, Ressa recibió el Premio Mundial de la Libertad de Prensa Unesco-Guillermo Cano.

María Ressa es cofundadora de Rappler, plataforma a través de la cual ha informado de cómo las redes sociales se utilizan para divulgar noticias falsas, manipular el debate público y acosar a la oposición. Ressa, además, fue jefa de oficina de CNN en Filipinas, de 1987 a 1995.

Después pasó a ser reportera de investigación para CNN, donde tras el 11-S, se centró en todo el contenido sobre el terrorismo del sudeste asiático. En 2004, se unió durante seis años a la empresa filipina de medios de comunicación ABS-CBN.

La periodista confesó, durante una retransmisión en vivo, que sigue en “shock”, además afirmó que “nada es posible sin los hechos”. “Un mundo sin hechos significa un mundo sin verdad y confianza”, añadió Ressa.

Dmitry Murátov es cofundador del diario independiente Novaja Gazeta, que informa regularmente de las acusaciones de corrupción y abuso de oficiales en Rusia. Debido al peligro que conllevan estas investigaciones, han asesinado a seis de sus reporteros, incluida la periodista y activista por los derechos humanos Anna Politkovskaya.

Marátov catalogó el premio como “una retribución al periodismo ruso que ahora esta siendo reprimido”. El Gobierno rusa ha felicitado a Murátov, a través de su portavoz, Dmitry Pesvok: “Él trabaja persistentemente de acuerdo con sus propios ideales, está dedicado a ellos, tiene talento y es valiente”.