Los duques de Sussex se enfrentan a la Corona británica

La entrevista a Harry Windsor y Meghan Markle, realizada por Oprah Winfrey y transmitida por CBS, tuvo un coste de siete millones de dólares para la cadena de televisión, que tuvo la exclusiva y miles de espectadores conectados a ella.

Harry y Meghan, durante su entrevista con Oprah Winfrey. Foto: Instagram @cbstv

Los duques de Sussex han roto su silencio acerca de la familia real británica y lo que supuso el ingreso de Meghan Markle por su matrimonio con Harry Windsor. La entrevista, concedida a Oprah Winfrey, se basó en racismo, pensamientos suicidas, socorro y las palabras hacia algunos Windsor.

“Simplemente ya no quería seguir viva”, fue una de las frases que expresó Meghan, al recordar sus peores momentos dentro de la familia real británica.

Meghan y Harry anunciaron durante la entrevista que esperan una niña, que nacerá este verano y que será la hermana de Archie Mountbatten-Windsor, y revelaron que se casaron en secreto tres días antes de la fecha oficial de su boda, en mayo de 2018.

Winfrey le preguntó a Harry si se habría alejado de su vida en la familia real de no ser por Meghan, a lo que respondió: “no, no habría podido”. Además, añadió que se sentía “atrapado en el sistema”.

Harry y Megan renunciaron temporalmente a sus privilegios y obligaciones reales, en marzo del año pasado, con el fin de trabajar para volverse financieramente independientes. Y con el “período de transición” acordado con la reina Isabel II a punto de completarse, la monarca confirmó que su nieto y esposa ya no “continuarán con las responsabilidades y deberes que conlleva una vida de servicio público”. La confirmación significa que Harry y Meghan, quienes residen en California, devolverán sus nombramientos militares honorarios y patrocinios reales, que se redistribuirán entre los miembros activos de la familia real.

Archie Mountbatten-Windsor
Cuando nació Archie y se anunciaron sus nombres, se especificó que no habría títulos para él y ni siquiera sería conocido como conde de Dumbarton, título subsidiario al de duque de Sussex y que puede utilizar su hijo y heredero. Para que hubiera sido príncipe de Sussex hubiera sido necesario que la reina lo expresara mediante una Carta Patente, tal y como hizo antes del nacimiento del príncipe Jorge para asegurar que todos los hijos del príncipe Guillermo y Kate Middleton tuvieran dignidad de la realeza.

Meghan reveló que la familia real británica estaba preocupada por el color de piel que tendría Archie, debido a que ella es hija de un hombre blanco y una mujer negra. Meghan Markle se negó a decir qué miembro había realizado el comentario sobre su preocupación por el color que pudiera tener Archie, por lo perjudicial que resultaría para esa persona: “Creo que eso sería muy perjudicial para ellos. Eso me lo transmitió Harry. Fueron las conversaciones que la familia tuvo con él”. “Nunca voy a compartir esa conversación, pero en ese momento fue incómoda. Estaba sorprendido”, concluyó Harry.