Las imágenes de Bucha muestran la crueldad de la invasión

Los vecinos han tenido que cavar fosas comunes para poder enterrar los cuerpos que se han encontrado en las calles de la localidad ucraniana, después de que esta fuese liberada

Bucha se encuentra al noroeste de Kiev y cuenta con unos 35.000 habitantes. El Ejército ucraniano ha confirmado haber encontrado cerca de 300 cadáveres. El alcalde de la ciudad, Anatoly Fedoruk, ha explicado a la agencia AFP que 280 personas han tenido que ser enterradas en fosas comunes cavadas por los propios vecinos, pues no cabían en los cementerios.

Fedoruck señala a los soldados rusos: “Todas estas personas fueron fusiladas”. Además añade que algunos de los cadáveres que han sido encontrados portaban un trozo de tela blanca para marcar que no estaban armados. 

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, ha pedido la ayuda internacional: “Los socios conocen nuestras necesidades. Tanques, aviones de combate, sistemas de defensa aérea… Proporcionadlos Ahora”. Kuleba ha añadido también que lo ocurrido “demuestra el odio ruso hacia los ucranianos, que va más allá de lo que Europa haya podido ver desde la Segunda Guerra Mundial”.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se trasladó a la Bucha y no dudó en señalar como “crímenes de guerra” lo ocurrido, además de calificarlo de genocidio. Zelenski ha subrayado también la importancia de que los medios documenten los actos de las tropas rusas. Asimismo, ha recalcado la necesidad de “llevar este caso a la Justicia internacional». Moscú desmiente lo ocurrido y acusa a Kiev de difundir información falsa.

La reacción internacional 
La comunidad internacional se ha pronunciado ante lo ocurrido en Bucha. Letonia, Lituania y Estonia, por ejemplo, han anunciado que a partir de abril no importarán más gas ruso. 

La Unión Europea ha anunciado que va a actuar con “carácter de urgencia” para responder a lo ocurrido e imponer más sanciones. Una de las medidas que se plantea es detener las importaciones de gas ruso.

Josep Borrell, alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, ha hablado en nombre de los países miembros para asegurar que “la UE está colaborando en la recopilación de pruebas de los crímenes de guerra”. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha declarado que las imágenes que se han podido ver de Bucha serán castigadas por la comunidad internacional: “Los autores de estos crímenes atroces no deben quedar impunes. La UE ha creado un equipo conjunto de investigación con Ucrania para recopilar pruebas e investigar crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, y está dispuesta a reforzar este esfuerzo enviando equipos de investigación sobre el terreno para apoyar a la Fiscalía ucraniana”.