La Corte Suprema de EE. UU. estudia ilegalizar el aborto

Al conocer el documento redactado por el juez Samuel Alito, los estados republicanos han aprobado leyes restrictivas por si el tribunal invalida su sentencia de 1973 que legalizaba la interrupción del embarazo como “derecho de la mujer”

El aborto como «derecho» está en peligro en Estados Unidos, ya que se ha filtrado que la Corte Suprema se dispone a invalidar el fallo de Roe contra Wade que legalizó esta práctica en 1973. El caso sobre el que se pronunciará la máxima instancia judicial de EE. UU. es el de una ley estatal en el Estado de Misisipi que ilegalizaría el aborto tras las 15 semanas de gestación. 

La sentencia, cuyo borrador publicó ‘Político’, afirma que ahora debe ser legislado a nivel estatal. Este borrador no tiene efecto inmediato sobre el acceso al aborto. A pesar de ello, su aprobación podría anular la legalización de la interrupción del embarazo en Estados Unidos si así lo consideran los jueces. 

El propio presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se ha mostrado en contra de esta previsible decisión de la Corte Suprema. Alegó que “el derecho de una mujer a elegir es fundamental”. Según datos del Gobierno, en Estados Unidos se han practicado más de 62 millones de abortos, desde 1973.

Al ser una decisión correspondiente de cada estado, algunos seguirán facilitando la interrupción del embarazo a aquellas mujeres que así lo deseen. Sin embargo, estudios como el del Guttmacher Institute estiman que la mitad de estados de Estados Unidos prohibirán o limitarán, en cierta manera, las leyes del aborto.

“La Constitución no hace referencia al aborto y ningún derecho de este tipo está protegido implícitamente por ninguna disposición constitucional”, asegura el juez Alito

El presidente del Supremo, el juez John Roberts, lamentó la filtración y abrió una investigación interna. Asimismo, el máximo órgano judicial de Estados Unidos se basa en que este sería inconstitucional para que se valide su propio fallo. En la Constitución estadounidense no hay ninguna mención sobre el aborto.

“La Constitución no hace referencia al aborto y ningún derecho de este tipo está protegido implícitamente por ninguna disposición constitucional”, garantiza el juez conservador Samuel Alito. En cuanto al fallo de 1973, explica que es “excepcionalmente débil, y ha tenido consecuencias perjudiciales”. “Es hora de hacer caso a la Constitución y devolver el tema del aborto a los representantes del pueblo”, manifiesta en el borrador publicado en ‘Político’. 

Aproximadamente, 30 estados, de los 50 de la unión, ya han aprobado sus propias restricciones del aborto. Es decir, si la Corte Suprema invalida su fallo por inconstitucional, estas limitaciones entrarían en vigor. A pesar de ello, el aborto no sería ilegal en todo el país. La decisión dependería de cada estado y la legislación que tenga al respecto. 

Tras la filtración de este borrador, han reaccionado varios dirigentes. Es el caso del gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, quien ha ratificado una nueva ley que restringe casi todos los abortos en el estado. Además, permite a los ciudadanos denunciar a quienes los practiquen a cambio de una recompensa. Al igual que ocurre en Texas, en Oklahoma se podrán presentar demandas contra quienes realicen abortos a embarazadas de más de seis semanas, es decir, desde el momento en que se detecta la actividad fetal. 

Sentencia Roe vs. Wade
La sentencia Roe vs. Wade es el pseudónimo de Norma McCorvey, una madre soltera de Dallas, Texas. En 1970, optó por demandar a Henry Wade, fiscal de esta ciudad, porque las leyes de dicho estado le impedían abortar. 

Este caso marcó un antes y un después, ya que los magistrados decidieron anular las leyes sobre la interrupción del embarazo en Texas. Alegaban que el derecho al respeto de la vida privada, establecido en la Constitución, era “suficientemente amplio” para aplicarse a la decisión de una mujer.

De esta manera, tras la sentencia, todos los estados tuvieron que acatar esta decisión y legalizar el aborto. Sin embargo, la propia Roe no pudo hacer uso de esta sentencia y acabó dando a luz a una niña que finalmente dio en adopción. 

22 estados lo restringen 
Numerosos parlamentos estatales ya han aprobado sus propias restricciones, que entrarán en vigor en cuanto el Supremo anule la decisión que lo legalizó, algo que puede ocurrir en los próximos dos meses. 

Trece estados tienen leyes que entran automáticamente en vigor si el Supremo retira la legalización del aborto. Estos estados son: Arkansas, Idaho, Kentucky, Luisiana, Misisipi, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Oklahoma, Tennessee, Texas, Utah y Wyoming.

Los estados controlados por demócratas también han aprobado leyes que restringen el aborto hasta las 24 semanas. Los últimos estados en hacerlo han sido Colorado, Nueva Jersey y Washington. 

Aunque el Supremo derogue la ley, 16 estados mantienen el derecho a abortar, estos son: California, Nevada, Oregón, Washington, Colorado, Illinois, Maine, Vermont, Rhode Island, Nueva York, Massachusetts, Connecticut, Nueva Jersey, Maryland, Delaware y la capital federal.