Joe Biden, 46º presidente de Estados Unidos

La ceremonia se ha celebrado con limitación de público para garantizar la seguridad tras el asalto al Capitolio que se produjo a principios de mes y por la pandemia de coronavirus

El presidente de Estados Unidos jura el cargo, acompañado por su mujer, Jill Biden. Foto: Twitter.

Joe Biden se ha convertido, oficialmente, en el 46º presidente de Estados Unidos. Después de haber vencido a Donal Trump en las elecciones del pasado mes de noviembre, el nuevo presidente ha jurado el cargo, el 20 de enero de 2021, en la ceremonia de toma de posesión. Además, Kamala Harris es la primera vicepresidenta en la historia de EE. UU. 

El juramento del cargo de Biden fue administrado por John Roberts, presidente del Tribunal Supremo, y el de Kamala Harris, por la jueza del Supremo, la demócrata Sonia Sotomayor.

“Este es el día de Estados Unidos, de la esperanza y la historia. Hemos vuelto a ver que la democracia es frágil, pero también que la democracia ha prevalecido”, destacó Biden. Asimismo, felicitó a la vicepresidenta Harris por ser la primera mujer en llegar al cargo, y afirmó: “No me digáis que las cosas no se pueden cambiar”.

“Hoy no celebramos la victoria de un candidato, sino la victoria de la democracia, que ha sido escuchada y atendida por el pueblo”, manifestó Biden.

A raíz del ataque al Capitolio, a principios de enero, por los partidarios del ya expresidente Donald Trump, para garantizar seguridad se desplegaron 21.000 efectivos de la Guardia Nacional en Washington y varias calles en torno al Capitolio fueron cerradas. Asimismo, el FBI ha identificado a 200 sospechosos de participar en los actos violentos del 6 de enero y ha detenido a otro centenar.

Los eventos públicos fueron limitados, no se llevó a cabo el tradicional desfile por la Avenida de la Constitución, tampoco se celebró el baile inaugural ni hubo público en la explanada del National Mall. Los organizadores ocuparon ese espacio, donde se realizan concentraciones con 200.000 banderas de los estados, en representación de quienes no pueden asistir.

Los miembros de la Cámara de Representantes, del Senado y del Gabinete, y varios invitados presenciaron el acto en persona. Los expresidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton acudieron acompañados de sus mujeres, Michelle Obama, Laura Bush y la excandidata presidencial Hillary Clinton. El vicepresidente saliente, Mike Pence, acudió también al Capitolio.

El juramento
El acto que se celebra cada vez que un presidente de EE. UU. llega al poder es un juramento a Estados Unidos y a su bandera. El texto del juramento ha sido modificado en cuatro ocasiones desde su implementación original, el cambio más reciente añadió: “Bajo Dios” y a partir del 14 de junio de 1954 le versión usada dice así:

“Juro lealtad a la bandera de los Estados Unidos de América y a la república a la que representa, una nación, bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos”.

Por norma general, el presidente que abandona la Casa Blanca debe entregar al nuevo presidente de EE. UU. un maletín, llamado balón nuclear, que contiene el equipo que se usaría para autenticar las órdenes del presidente y lanzar un ataque nuclear. Pero por primera vez en la historia de EE. UU., el presidente saliente, Donald Trump, no asistió para ver cómo su sucesor, Joe Biden, tomaba la posesión del cargo y entregarle el maletín.

El traspaso del maletín es una parte fundamental de las ceremonias de toma de posesión en EE.UU. Foto: Twitter.

Por lo tanto, el “balón nuclear” se trasladó por un asistente militar que acompañaba a Trump en todo momento hasta el segundo en que dejó, oficialmente, el cargo. El maletín se entregó a otro asistente militar que estaba en el puesto de observación de la toma de posesión mientras Biden hacía el juramento.

Donald Trump, expresidente
La despedida del 45º presidente de EE. UU. ha acabado días después de que la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobara el segundo impeachment contra Trump.

Además, horas antes del final de su mandato, Donal Trump, destacó este miércoles que “han sido cuatro años increíbles” de su Gobierno y aseguró que volverá “de un modo u otro”.

“Estaremos de vuelta de algún modo”, aseguró a sus seguidores en la base aérea Andrews, en Maryland, a las afueras de Washington, antes de subirse por última vez al avión presidencial Air Force One, rumbo a su mansión privada en Florida.