España se solidariza con los refugiados ucranianos

Los españoles ponen en marcha numerosas iniciativas para ayudar a víctimas provocadas por la invasión rusa de Ucrania

Llegada de refugiados a Asturias. Foto: Twitter @SEstadoMigr

Numerosos españoles han puesto rumbo a Polonia para llevar alimentos y medicinas y cubrir las necesidades básicas de los ucranianos que huyen de los ataques rusos, que comenzaron el 24 de febrero. Uno de los ejemplos es Convoy Esperanza, una iniciativa que nació de un chat entre tres amigos, al que ya se han unido más de 70 profesionales de distintos ámbitos.

Su objetivo es traer a España a refugiados con familiares en territorio español. Convoy Esperanza ya ha logrado enviar y traer de vuelta su primer convoy. Lo han realizado en siete vehículos cedidos por voluntarios del grupo. En total, llevan 17 conductores “para ser lo más ágiles posibles”. Han recorrido las autopistas de Europa hacia la frontera de Polonia con Ucrania para recoger a refugiados y llevar ayuda.

“Gracias al aluvión de solidaridad por parte de nuestros voluntarios, hemos conseguido reunir todos los medios necesarios para la salida de este primer convoy”, afirma Beatriz Prieto, primera impulsora de la iniciativa ‘Convoy Esperanza’. Han recaudado más de 45.000 euros, a través de donaciones para conseguir emprender su aventura solidaria. Además, cuenta con el apoyo de la plataforma Hambre Cero.

En total, recorrerán, aproximadamente, 6.000 kilómetros. La recogida de las familias se hace en Wroclaw, Zosin y Rava-Ruska, para que finalmente se puedan reunir con los familiares que tienen en Madrid y Salamanca. “No se puede explicar con palabras lo que todos sentimos en estos momentos. Nuestros voluntarios están siendo unos campeones sorteando todo tipo de dificultades. Ahora les daremos todo el cariño y apoyo que necesitan”, ha afirmado Alejandro Espinosa, encargado de Comunicación.

Al rescate sin taxímetro
Treinta taxis de la Comunidad de Madrid han ido hasta Polonia para llevar alimentos, medicinas, pañales y ropa, y hacer el viaje de vuelta con un centenar de desplazados. 

El convoy de taxis emprendió ruta a Polonia con un cargamento de ayuda en apoyo a las ONG que llevan 18 días trabajando en varios puntos de la frontera polaca con Ucrania. Al frente de esta expedición está José Miguel Fúnez, de la Federación Profesional del Taxi de Madrid. “Tenemos claro a lo que vamos. Y la respuesta de la gente ha sido espectacular. Los inconvenientes surgen a cada rato. Aunque el problema mayor son los cambios de ruta que nos sugieren”.

52 ucranianos llegan al hospital Isabel Zendal
Un grupo de 52 ucranianos, entre ellos 27 niños, ha llegado al hospital madrileño Isabel Zendal, en un autobús procedente de la frontera con Polonia, para recibir asistencia sanitaria. En el centro se han realizado pruebas de covid y se han facilitado alimentos, pañales y juguetes para los pequeños. 

Madrid ya ha escolarizado a 68 niños ucranianos desplazados por la guerra, la mitad están en cursos de Primaria. Asimismo, según ha explicado el consejero de Educación, Enrique Ossorio, se prevé la apertura de 77.000 plazas educativas con un dispositivo que incluirá aulas de enlace, equipos de traducción e interpretación y becas.

Historias de esperanza, a pesar de la tragedia
María Jesús y Juan Luis, matrimonio de Ciudad Real, han traído a Yesenia, Varia y Livaba, tres hermanas ucranianas. Ellos, en principio, solo iban recoger a Yesenia, como hacían cada verano. “No se separaba de su hermana pequeña, y su madre pidió que viajaran juntas, no podíamos dejarlas allí, hemos cumplido nuestro objetivo”, asegura Juan Luis. 

Además, ha llegado a Palencia una caravana que recogió, el pasado martes, a 11 mujeres, cuatro niños y un bebé de dos meses. 

También, han dejado atrás el horror de la guerra 74 ucranianos, gracias a Javier Olea, jefe de Policía de Bailén, quien vuelve a España con 25 refugiados, y Raúl Gil, presidente de Unibus Jaén, con el que se unen 49 ucranianos más. Ambos, junto a varios voluntarios, recogieron a familias que tenían conexión con España y que ya han llegado a Cartagena y Alicante. 

Además, está previsto que llegue a Alicante un tren de París con desplazados procedentes de Ucrania. Se ha activado un dispositivo con decenas de voluntarios de la Cruz Roja y otras ONG, aunque se espera que gran parte de los refugiados sean acogidos por familiares o amigos en la provincia alicantina.