Crecen los ataques contra los asiáticos en Estados Unidos

Algunos estudios aseguran que desde el comienzo de la pandemia de coronavirus la violencia se ha incrementado. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se va a reunir con líderes asiático-americanos tras el tiroteo en Atlanta

Human Rights Watch alertó, en mayo de 2020, de este auge para que los gobiernos tomaran medidas. FOTO: Twitter @FranciscZermeno.

Las personas de origen asiático, incluidos los que han nacido en Estados Unidos, han experimentado un incremento de agresiones, verbales y físicas, durante el último año. Human Rights Watch ha asegurado que el origen se debe a la «retórica china» que algunos líderes han usado tras el comienzo de la pandemia del coronavirus.

Según estudios de Stop AAPI Hate, que recopilan información sobre la discriminación debido al coronavirus, el sentimiento de odio hacia los asiáticos americanos e isleños del Pacífico ha aumentado en todo el país. Una gran parte de los encuestados ha sufrido acoso verbal, rechazo y aislamiento social o agresión física. Además, ocho de cada diez señalaron su cansancio por señalamiento en la pandemia. Más del 50% de los perpetradores los culpaban o hacían burla de su origen.

También, se han incrementado los ataques a los negocios asiáticos y en la calle. Un informe de Asian Pacific Policy and Lanning Council afirmó que en el Estado de California cada día suceden más de 10 casos de odio. Además, han alertado de un aumento “constante” de incidentes, , en los que de los 832 ataques notificados en 13 semanas de estudio, 81 han sido agresiones físicas. Esta situación la sufrió el padre de Monthanus Ratanapakdee, que fue atacado mientras regresaba a casa. El anciano tuvo una hemorragia cerebral y falleció. Era de origen tailandés y acababa de recibir la vacuna contra la covid-19.

Varios barrios chinos de Estados Unidos han decidido organizarse para autodefenderse de estas agresiones, sobre todo a las personas mayores. Se denominan Asians With Attitudes y desde el comienzo del día pasean por las calles para conversar con los comerciantes y vigilar que no les suceda nada, sin emplear armas.

«Están siendo obligados a vivir temiendo por sus vidas cuando caminan por las calles», afirmó Joe Biden.

Human Rights Watch alertó en mayo de 2020 de este auge a los auge para que los gobiernos «tomaran medidas al respecto y prevenir la discriminación. “La pandemia sigue desatando una oleada de odio y xenofobia y fomentando el medio”, afirmó el secretario general de Naciones Unidas (ONU), António Guterres. La organización precisó que políticos de Estados Unidos, Italia, Francia o España habían alentado a este señalamiento, a través de una “retórica antichina”.

Esta preocupación volvió a estar presente tras el asesinato de ocho personas en Atlanta (Georgia), en tres salas de masajes asiáticos. El autor fue detenido y está a disposición judicial. A pesar de que la Policía asegurara que el responsable tuvo “un mal día”, miles de personas escribieron en las redes sociales, con #StopAsianHate, que los motivos fueron raciales, ya que seis de los fallecidos eran asiáticos.

Petición de más medidas
Algunos actores como Daniel Dae Kim, conocido por las series Perdidos y Hawai 5.0, han protestado ante esta situación que están viviendo numerosos asiáticos. Dae Kim participó en la Cámara de Representantes de Estados Unidos para hablar sobre la discriminación y la violencia. El actor pidió que, ante los crímenes de odio, los estadounidenses usaran su voz para detenerlo. Además, aseguró que este momento “traza un curso indeleblemente” para su futuro. “Somos 23 millones, estamos unidos y nos hemos levantado ahora”, afirmó.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha firmado varios decretos para acabar con el racismo en su país. Este era uno de sus compromisos en su campaña electoral, después de las manifestaciones que sucedieron, en 2020 tras la muerte de George Floyd. Durante su discurso, se dirigió a la población de origen asiático: “Están siendo obligados a vivir temiendo por sus vidas cuando caminan por las calles del país. Está mal, es antiestadounidense y debe terminar”. Biden se dirigió a las autoridades que refuercen los controles. Además, señaló que visitará, junto a la vicepresidenta, Kamala Harris, a los líderes de la comunidad asiático-americana en Atlanta.