Miles de españoles se movilizan contra la amnistía

- ESPAÑA - 16 de noviembre de 2023
AMNISTÍA
La concentración comenzó a las 12:00 horas. / Carmen Enamorado
481 views 6 mins 0 Comments

 

Escrito por Sergio Molina, Carmen Enamorado y Diego Saenz.

El kilómetro 0 de la capital reunió a miles de personas para manifestarse en contra de la ley de amnistía que pretende sacar adelante Pedro Sánchez, si es investido. El domingo 12 de noviembre, Madrid se despertó en la Puerta de Sol, y sus calles aledañas se cubrieron por 80.000 ciudadanos, según la Delegación del Gobierno, para expresar su insatisfacción y malestar por las últimas decisiones políticas que afectan al país.

El pacifismo tomó protagonismo en el centro de Madrid, a diferencia de las anteriores movilizaciones ocurridas en la calle Ferraz —donde está la sede del PSOE— durante la última semana. Con banderas constitucionales, pancartas con mensajes en contra del líder socialista y cánticos a favor de la unidad nacional, los ciudadanos mostraron su inconformismo desde mediodía desde la Plaza de Cibeles hasta el epicentro de la Gran Vía. Las voces manifestantes alcanzaron la Plaza de Callao y la Plaza de España, lo que obligó a cortar el tráfico.

Fue un domingo en el que las calles de la capital resoplaron indignación ante la inminente llegada de Pedro Sánchez al poder. La Puerta del Sol desprendió crispación durante los 56 minutos que duró la concentración. Desde las 11:00 h, miles de personas ya estaban aglutinadas a la espera de la comparecencia de los líderes del Partido Popular. El paso de los minutos alentó poco a poco a los allí presentes. Numerosas banderas de España ondearon el cielo de Madrid y tiñeron, con los colores nacionales, las calles aledañas. Los asistentes, de todas las edades, entonaron de manera ininterrumpida cánticos como “Viva España” o “Sánchez traidor”. 

La concentración fue convocada por el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, quien pronunció: «Ni la dignidad de Cataluña está en venta ni la Presidencia del Gobierno está en venta». Le acompañaron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Las calles de la capital no fueron las únicas en abarrotarse. Al mismo tiempo, las movilizaciones se emplazaron en todas las capitales de provincia de España.

Los niveles de acústica incrementaron cuando Díaz Ayuso tomó la palabra, acompañada del himno del partido. “Sánchez nos llevará a una dictadura si no hay contrapesos en el poder”, sentenció la dirigente madrileña.

«El presidente del Gobierno de España no puede ser objeto de una compraventa», se refirió Núñez Feijóo, al grito unánime en Sol de que España no se vende. «Nunca antes en España ha sido presidente del Gobierno el que perdía en las elecciones». Además, el líder popular reiteró que no cesarán en la lucha y no callarán hasta hablar de unas elecciones. “¿Por qué le tenemos miedo a las elecciones? ¿por qué le tienen miedo a las urnas?”, preguntó.

“¿Por qué le tenemos miedo a las elecciones? ¿Por qué le tienen miedo a las urnas?”, preguntó Feijóo.

Una de las asistentes a la concentración declaró haber votado al PSOE en las últimas elecciones del 23-J. Sin embargo, se siente “decepcionada” por el rumbo que ha tomado su partido y por pactar unos acuerdos con el nacionalismo catalán que no estaban recogidos en su programa electoral. “Estoy aquí porque España se está rompiendo”, afirmó la manifestante.

De forma gradual, la cifra de congregados comenzó a aumentar. En los momentos previos a la aparición de los representantes políticos, la afluencia de manifestantes fue mucho mayor. Los organizadores contabilizaron cientos de miles de personas que, para amenizar la situación, compartieron, sus opiniones personales y críticas hacia el PSOE.

Los desplazados hasta el lugar expresaban su gran frustración ante la situación actual que se vive en España. La indignación se palpaba en el ambiente y, los asistentes expresaron su descontento de forma notoria. La aparición pública de los altos cargos del PP despertó en los participantes sentimientos reivindicativos, lo que intensificó las protestas. El coraje se apoderó de la multitud, y gritos como «Puigdemont a prisión» fueron repetidos en numerosas ocasiones. Una parte de los que estaban allí concentrados se dirigieron a Ferraz, donde Vox había convocado una continuación de la manifestación.

Los comentarios están cerrados.