1.741 views 6 mins 0 Comments

Historia de España dejará de ser obligatoria en Selectividad

- 25 de octubre de 2023

La prueba de Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EVAU) va a experimentar algunas transformaciones en el curso 2023-2024. Aunque el Ministerio de Educación haya aplazado el cambio de la nueva prueba al verano de 2025, la siguiente convocatoria se adaptará a diferentes variaciones de la actual ley educativa, la Lomloe. En este último cambio, la Selectividad dispondrá del mismo número de materias a evaluarse, pero se podrá elegir entre Historia de España o Historia de la Filosofía.

Esta última transformación de la ley educativa, más conocida como ley Celaá, redactada por el Ministerio de Educación, se ha dado al convertirse Historia de la Filosofía en asignatura troncal. Hace 10 años, con la anterior norma, La Lomce, la materia dejó de serlo, por lo que los alumnos solo tenían la opción de examinarse de Historia de España. Sin embargo, al reintegrarse como una asignatura obligatoria para todos los alumnos de Bachillerato, se podrá elegir entre ambas.

Características de la ley

La duración de la prueba será igual a la de años anteriores —90 minutos— y se añadirá una asignatura obligatoria según la modalidad de Bachillerato que curse el alumno. Algunos estudiantes de ciencias no están de acuerdo con que Historia de la Filosofía se convierta en una materia nueva y obligatoria para ellos. «Debería ser una asignatura para ser buscada por la inquietud y no por la obligación», señala Rocío, estudiante de 17 años residente en Madrid.

Todo estudiante deberá someterse a exámenes obligatorios en diferentes campos: Lengua Castellana y Literatura, con su respectiva lengua cooficial, Lengua extranjera, Historia de España o Filosofía, y la asignatura específica correspondiente a su Bachillerato.

Estas se dividen de acuerdo con su especialización. En la rama de Ciencias y Tecnología, se requiere aprobar Matemáticas o Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales (CCSS). En Humanidades y Ciencias Sociales, la elección recae entre Latín o Matemáticas aplicadas a las CCSS. Sin embargo, para el bachillerato artístico, se presenta una bifurcación entre aquellos que optaron por Diseño, que tendrán que superar Dibujo artístico, mientras que quienes eligieron Música y Artes, escogerán entre Artes escénicas o Análisis musical.

Además, alumnos de años anteriores que han afrontado la Selectividad opinan que va a rebajarse el nivel de rendimiento y esfuerzo de los jóvenes e incluso la implicación para enfrentarse a esta prueba de acceso. Ellos la concebían como una de las asignaturas más exigentes en su evaluación, y temen que esto conduzca a la formación de «jóvenes más ignorantes sin saber realmente de dónde provenimos».

La importancia de las humanidades

Javier Cervera, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), se refiere a las humanidades como una materia de estudio donde se fomenta el pensamiento y el espíritu crítico. «Lo que hace la historia es dar claves para entender la realidad. Si yo le privo a la gente del conocimiento de su historia, le estoy privando del acceso a un conocimiento de la realidad de España», señala Cervera.

También explica que la historia es capital para entender el mundo en el que se vive. Por ello, le parece «ilógico» considerar esta asignatura como una opción a elegir en la EVAU. «La historia no es un conocimiento del pasado, es una configuración del presente», añade Cervera. Uno de los motivos clave para resaltar la relevancia de la asignatura radica en su capacidad para entender la identidad de cada nación. Desde la instauración de esta prueba de acceso en 1975, se ha concebido como una disciplina capaz de destacar su importancia en la sociedad actual.

«La historia no es un conocimiento del pasado, es una configuración del presente», asegura Javier Cervera.

Aquellas personas interesadas en mejorar sus calificaciones podrán optar por examinarse de al menos dos asignaturas adicionales a las que cursaron durante su último año en el instituto. Asimismo, tendrán la opción de elegir una segunda lengua extranjera a la que se requiere como materia troncal común. Las universidades considerarán estos resultados y disciplinas complementarias al evaluar las solicitudes de admisión.

La nueva metodología ya se ha comunicado a los estudiantes, familias, directores de colegios, comunidades y universidades, mientras que Educación prevé aceptar la decisión a lo largo del siguiente mes. Al haberse expuesto públicamente, durante los próximos 30 días se podrán presentar alegaciones al respecto.

Los comentarios están cerrados.