Los ganaderos creen que el precio del pollo se triplicará

- ECONOMÍA - 6 de noviembre de 2023
1.513 views 4 mins 0 Comments

La revisión de la normativa de bienestar animal propuesta por la Unión Europea preocupa a los ganaderos. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) se ha puesto en contacto con las autoridades comunitarias y españolas para informar del impacto socioeconómico que generaría la nueva normativa.

Para COAG, son «positivas todas las iniciativas para mejorar el bienestar animal en granja. Sin embargo, estas normas tienen que estar basadas en evidencias científicas independientes, que tengan en cuenta el impacto socioeconómico de las medidas propuestas» ha destacado Jaume Bernis, responsable de sectores ganaderos.

Impacto económico

La prohibición de jaulas en la producción de carne de conejo, cerdo y pollo es una de las medidas que más preocupan por los riesgos, necesidades y costes que implica. También lo es la propuesta de reducir la densidad de población de pollos de engorde convencionales a un máximo de 11 kg/m².

La carne de pollo triplicaría su precio al consumidor.

De este modo, la organización agraria cifra en 140.000 euros el coste adicional para los productores de huevos. En el caso de la avicultura de carne, el precio de la carne de pollo podría llegar a triplicarse.  Los 3,75 euros por kilo que cuesta actualmente el pollo entero pasarían a ser 9,75 euros.

En cuanto a la propuesta de la densidad de población, esta supone una pérdida de 22.000 plazas, aproximadamente, y se necesitaría una inversión de un millón de euros aproximadamente para recuperar esas plazas en una nave nueva.

El fin de estas medidas es el bienestar del animal, pero «no tiene por qué mejorar con estas medidas. Las naves actuales están preparadas con sistemas de calefacción, sistemas de refrigeración y sistemas de ventilación que aseguran, en todo momento y en todo tipo de circunstancias climáticas, unas condiciones óptimas de temperatura y calidad de aire. Criar a menos densidad no es sinónimo de tener estos parámetros mejor controlados. De hecho, puede ser más difícil y costoso conseguir mantener las temperaturas de una forma adecuada», ha comentado Eloy Ureña, responsable del sector avícola de COAG.

Aumento de precios por costes adicionales

Todos estos costes adicionales para los productores luego se ven reflejados en los precios de los supermercados, que actualizan los precios según las subidas que marcan los distribuidores.

En los últimos meses, hay familias a las que se les complica llegar a fin de mes por culpa de la inflación. La luz, el gas o, el más reciente, el aceite son algunos de los productos que han ido aumentando de precio. La subida del pollo dificultaría la situación de las familias aún más, pues es un producto básico en la dieta española.

La subida del precio del combustible es otro factor a tener en cuenta. Los transportistas que suministran los productos se han visto obligados a aumentar sus tarifas, lo que también repercute en el consumidor final. Asimismo, otros han dejado su trabajo, pues los costes eran mayores que los beneficios.

Los comentarios están cerrados.