Elon Musk paga 44.000 millones por la compra de Twitter

El magnate sudafricano alcanza un acuerdo para adquirir la red social. El 6 de abril, ya se había convertido en el accionista mayoritario

Elon Musk es el nuevo propietario de Twitter. El hombre más rico del mundo según la revista Forbes es ya abonó 2.900 millones, el 6 de abril, por el 9,2% de la red social. “El objetivo que tengo, si todo llega a buen término con Twitter es tener un servicio que sea lo más inclusivo posible, donde idealmente la mayor parte de Estados Unidos esté en él y hablando”, explicó Musk en la alfombra roja de Met Gala. “También prometí esto públicamente, que tenemos que deshacernos de los bots, los trolls, las estafas y todo, porque eso obviamente está disminuyendo la experiencia del usuario y no queremos que las personas sean engañadas con su dinero y ese tipo de cosa”, agregó.

Elon Musk define a Twitter como “la plaza pública” donde se debaten “asuntos vitales para la humanidad”. Sin embargo, la adquisición de la red social por parte del multimillonario ha sido criticada por políticos, intelectuales o artistas. Paul Stanley, fundador y vocalista de la banda de rock Kiss criticó el desembolso de Musk. “En vez de una adquisición personal, ¿No sería mejor para nuestro mundo utilizar mucho menos de 44.000 millones de dólares para erradicar el hambre en el mundo?, ¿Curar el cáncer? La lista es larga y las posibilidades infinitas”, escribió Stanley en Twitter.

La crítica de Paul Stanley, un argumento que compartieron numerosos seguidores, encontró la respuesta de otro músico, Zach Myers, fundador y guitarrista de la banda de rock The Fairweel, quien contestó al tuit de Stanley. “Paul…eres probablemente una de mis personas favoritas con las que me he ido de gira, pero, A) Decirle a los ciudadanos lo que deben hacer con su dinero no es nuestro trabajo. B) Incluso con 44 trillones de dólares. No vas a acabar con el hambre en el mundo”.

El exvicepresidente del Gobierno de España Pablo Iglesias criticó que Musk no garantizase el derecho a la información veraz de sus ciudadanos. Los gobiernos de la Unión Europea y de Estados Unidos advierten también a Musk de la obligación de aplicar una política de moderación a la que deberá “adaptarse”.

Sin embargo, Elon Musk ha declarado que quiere “relajar” los criterios de moderación de Twitter para que los usuarios “puedan hablar con mayor libertad, sin miedo a la suspensión de sus cuentas”, aunque sostiene que comentarios que incumplan la ley serán moderados.