Calviño amenaza con retirar el descuento de 20 céntimos del combustible

La vicepresidenta primera acusa a las gasolineras de hinchar el precio tras la entrada en vigor de la bonificación

Nadia Calviño avisa de que el Gobierno utilizará “todos los instrumentos disponibles” para que las empresas no frenen las bajadas de precios. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) está investigando estas supuestas prácticas fraudulentas. Estas declaraciones llegan 35 días después de que se aprobase la bonificación de los 20 céntimos para reducir los precios disparados de los combustibles. “Si vemos que alguna medida hace que se mantengan los precios porque los operadores están absorbiendo la ayuda, no seguiremos con ella”, afirmó en declaraciones a RNE.

Nadia Calviño aseguró que “se está siguiendo muy de cerca el mercado de carburantes”, al igual que el eléctrico. “Se analizarán qué medidas del decreto están siendo más eficaces a la hora de valorar una posible prórroga”. La ministra de Asuntos Económicos ha apelado a la “responsabilidad” de las empresas energéticas para “arrimar el hombro” y rebajar el precio de la electricidad.

“El IPC tiene una sobreponderación del precio del gas, para poder adaptar el IPC y que realmente refleje el precio de la electricidad. Por eso necesitamos los datos de las compañías eléctricas. Llevamos meses tratando de tener esos datos detallados y todavía hay una compañía que no ha dado los datos”, apuntó Calviño, aunque no reveló el nombre de la empresa que no ha proporcionado los datos.

La vicepresidenta instó a las compañías “con un papel estratégico”, a que rebajen los precios de la luz y los carburantes para que el IPC refleje los precios reales. “Es lo que los españoles esperan de su Gobierno y también de las empresas. En cuanto a la medida que marca un tope del precio del gas en el mercado Ibérico, la ministra de Asuntos Económicos espera que se apruebe el próximo martes, después de perfilarse todos los detalles de la propuesta con Portugal y se reciba el visto bueno de Bruselas.

En lo referente a la inflación, Calviño ha apuntado a un descenso en la segunda mitad del año, aunque avisó de que “el golpe de Ómicron” en Shanghái y el cierre de su puerto puede “retrasar” unos meses estas previsiones. “Si los barcos no pueden venir desde China se puede producir un alza en los precios del transporte y una restricción de los suministros. Se notará unos meses más tarde pero se notará”, explicó Calviño.

Los impuestos no bajarán
“Estamos bajando impuestos donde es más eficaz, pero claramente una rebaja generalizada de impuestos no resuelve la inflación, sería como echar gasolina al fuego”, indicó Calviño en respuesta a la reclamación del PP, partido que aboga por una rebaja general. “No es lo adecuado ni a corto ni medio plazo y el PP lo sabe muy bien. Son propuestas que tratan de desviar la atención de lo que ahora mismo tenemos entre manos: frenar la inflación y seguir apoyando a familias y empresas”, zanjó la ministra.