Rocío Monasterio analiza, en la UFV, la situación política actual

La líder de Vox en la Asamblea de Madrid ha explicado las líneas estratégicas de su formación y ha marcado distancias con el Partido Popular

Rocío Monasterio, en el Aula Magna de la Universidad Francisco de Vitoria

El aula magna de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) recibió este miércoles a Rocío Monasterio, diputada de Vox en la Asamblea de Madrid. Monasterio es licenciada en Arquitectura en la Universidad Politécnica de Madrid y en el año 2000 creó el estudio de arquitectura e interiorismo Rocío Monasterio y Asociados. Entre otras de sus actividades destaca su colaboración con Fundación Madrina.

Durante su intervención en la UFV, Monasterio aseguró que el PP se ha “alejado” de los valores que antes le caracterizaban y que se acercan más al “socialismo”. 

“El PP ya no cree en el derecho a la vida, cree en la ideología de género y ha asumido cierto discurso propio del socialismo en el que nosotros no creemos. En la política queremos que triunfen nuestras ideas”, explicó Monasterio.

Rocío Monasterio recalcó también el ideario que defiende su partido: “Creemos en la soberanía nacional y en el orgullo de sentirnos españoles. Hace muchos años sacabas una bandera española y te llamaban facha, y yo creo que ya no”.

Monasterio explicó que los “progres” quieren implantar ciertos valores, con los que ella no está de acuerdo: “Nos quieren imponer la ideología de género, que somos fluidos y que podemos cambiar según nos parezca. Creemos que los niños se educan mejor en una familia con padre y con madre, creemos que las mujeres y hombres somos distintos y complementarios, que tenemos los mismos derechos y obligaciones. Nosotros no distinguimos y pensamos que todos los españoles somos iguales, no quiero que nos separe la voz de las mujeres, de los gais, de los racializados o de los latinos”.

Entre los valores que defiende Vox, se encuentra la familia, a la que Monasterio se ha referido en varias ocasiones: “Los niños, como somos distintos, deben tener a ambas figuras (padre y madre). El matrimonio nació como la unión entre un hombre y una mujer, y creemos que ese es el mejor contexto para que se desarrollen la familia y los niños. En la historia de la humanidad hemos visto que (los niños) se han desarrollado mejor con un padre y una madre”.

«El matrimonio nació como la unión entre un hombre y una mujer, y creemos que ese es el mejor contexto para que se desarrollen la familia y los niños»

Monasterio relató cómo comenzó a adentrarse en la política: “Vox se pensó y es una herramienta para servir a España en un momento muy complicado. Por nuestros hijos nos dimos la oportunidad de dar ese paso. Nuestra hija al vernos quejarnos en el telediario decía “¿Vosotros qué hacéis por arreglar esto?”. No podemos seguir sentados en un sofá sin hacer nada, cada uno debe buscar el camino para que se produzca un cambio”.

Monasterio reiteró la importancia de crear una sociedad mejor y de la facilidad de “deshacer” y la complejidad de “construir”. “Al final, sientes la obligación de convencer a la sociedad de que hay caminos mejores de los que se están presentando. A mí me gustaría dejar a mis hijos no solo la educación, sino un cierto ejemplo. Quiero poder decirles «me he comprometido. Ahora comprometeos vosotros por lo que tenéis alrededor»”.

Respecto a la crisis creada por el conflicto ruso-ucraniano, Rocío Monasterio contó cómo está viviendo esta situación: “Hoy estamos viviendo una situación muy complicada, el mundo se nos ha dado la vuelta en poco tiempo. Llevo dos días recibiendo a familias ucranianas con la Fundación Madrina. Esas madres estaban hace un mes con su familia y con sus hijos, viviendo una vida razonablemente buena. No se pueden creer lo que les ha pasado”. 

Monasterio relacionó el tema de la acogida de los refugiados ucranianos con la inmigración ilegal: “Los ucranianos vienen con un papel legal, con unos decretos que les cubren, con unos valores muy parecidos a los nuestros. España tiene unos límites, unos límites que son las fronteras y unas leyes y valores. Quien esté dispuesto a venir a España a trabajar y a prosperar, respetando estos valores será bienvenido. Pero debe entrar por la puerta, no saltando un muro”.