Razón Abierta, un camino para la integración del saber

- Desmarcar - 27 de septiembre de 2018
Daniel Sada, rector de la Universidad, en los últimos premios.
227 views 5 mins 1 Comment

La Universidad Francisco de Vitoria (UFV) y la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI inauguraron, el 24 de septiembre, en la Universidad Europea de Roma, la segunda edición del Congreso Razón Abierta. Este evento reunió a 150 investigadores y docentes interesados en el diálogo entre las ciencias y la filosofía y la teología.

La presentación empezó con con las palabras de bienvenida del rector de la Universidad Europea de Roma, Pedro Barrajón,  de Pierlucca Azzaro, secretario de la Fundación Ratzinger, y de la vicerrectora de Profesorado y Ordenación Académica de la Universidad Francisco de Vitoria, María Lacalle. Lacalle señaló que “este encuentro es una ocasión para superar la fragmentación del saber, que con tanta frecuencia se da en nuestras instituciones universitarias”.

Javier Sánchez Cañizares, uno de los premiados, en la Universidad Europea de Roma. Foto: A.A.

Juan Arana, ganador de la categoría de investigación con su trabajo La conciencia inexplicada. Ensayo sobre los límites de la comprensión naturalista, protagonizó la primera conferencia. Arana recalcó que existe una complementariedad entre la dimensión científica natural y la humanista y que no hay una oposición entre ambas sino que existe una buena comprensión ya que “una dimensión está potenciada por la comprensión de la otra”.

Conferencia de Juan Arana, uno de los galardonados. Foto: A.A

Javier Sánchez Cañizares, doctor en Física y en Teología y profesor de la Universidad de Navarra, disertó sobre su trabajo Universo Singular. Durante su intervención, el docente señaló “una razón abierta es una razón sin miedo, que busca siempre entender más acerca del mundo, consciente de sus limitaciones, pero capaz de dialogar con todos”.

A las 17:00 horas, tuvo lugar la entrega de premios de la segunda edición y la presentación de la tercera convocatoria en la Casina Pío IV, sede de la Academia de las Ciencias de la Ciudad del Vaticano. El acto estuvo presidido por el cardenal Gianfranco Ravasi, quien expresó su deseo de seguir colaborando en el futuro con la Universidad Francisco de Vitoria, no solo en los premios, sino también desde el Consejo Pontificio de la Cultura. Todos los galardonados estuvieron presentes en la entrega.

“La razón abierta es una bella síntesis del verdadero conocimiento”, afirma el Cardenal Ravasi.

El rector de la Universidad Francisco de Vitoria, Daniel Sada, también participó en la ceremonia y agradeció a la Fundación Ratzinger su apoyo y ha asegurado que se trata de una etapa más en el camino que comenzó hace tres años, tras la finalización del Congreso La oración, fuerza que cambia el mundo, que la Fundación Ratzinger–Benedicto XVI conmemoró en la UFV en el contexto de la celebración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa.

Sada explicó que en este momento histórico “la universidad tiene la gran responsabilidad de ser una institución en salida hacia las periferias de la cultura” y que, en este sentido, los Premios Razón Abierta son una propuesta que contribuye a crear una red internacional de investigadores y docentes que trabajan en este ámbito. 

Una de las mesas de comunicaciones celebradas durante el Congreso. Foto: A.A

Más de 150 profesores de diferentes partes del mundo
Los Premios Razón Abierta reunieron a más de 150 docentes, procedentes de tres continentes, 15 universidades diferentes y distintas áreas de trabajo. La Universidad Francisco de Vitoria estuvo presente con un conjunto de profesores de varias ramas de conocimiento, además de autoridades académicas como el rector de la UFV, Daniel Sada, quien formó del jurado de esta segunda edición. La vicerrectora de Profesorado y Ordenación Académica de la UFV, María Lacalle, afirmó que “es una ocasión inmejorable para entrar en comunicación, compartir experiencias, inquietudes, avances de investigación y superar la fragmentación del saber que se da habitualmente en la vida universitaria y que Benedicto XVI trataba de superar con esa razón ampliada”.