Pere Aragonès, elegido presidente de la Generalidad

Los votos de Esquerra, la CUP y Junts se imponen a los del resto del Parlamento para asegurar un nuevo Gobierno secesionista

El nuevo presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, promete que en su mandato se llevará a cabo la independencia. Foto: Twitter Pere Aragonès.

Pere Aragonès es el nuevo presidente de la Generalidad de Cataluña. El candidato de Esquerra Republicana (ERC) ha logrado hacerse con la mayoría necesaria en el Parlamento tras obtener los votos necesarios, fruto de los pactos con Junts per Catalunya y la CUP. De esta forma, el Ejecutivo catalán estará compuesto, de nuevo, por una mayoría independentista.

Aragonès, de 38 años, se convierte de esta forma en el octavo presidente de la Generalidad durante la democracia, el decimosegundo desde 1931. Oficialmente, el coordinador nacional de ERC sucede a Quim Torra, quien fue cesado por la Junta Electoral Central, en 2020. Aragonès ha prometido que su principal misión será “culminar” el proceso de independencia de la comunidad autónoma. En su discurso de investidura, el nuevo presidente ha asegurado que, gracias al 52% de los votos obtenidos por las formaciones independentistas en las elecciones, con una de las participaciones más bajas de la historia, tendrá la posibilidad de “amarrar” al Estado español a la mesa de negociación. Aragonès apostará por un referéndum pactado con el Gobierno de España, en lugar de seguir la vía unilateral de independencia, apuesta a la que se agarran sus socios de Junts y la CUP como camino a seguir.

La investidura de Aragonès partía con dificultades desde el principio. Las malas relaciones entre Esquerra y Junts, fruto de desavenencias en la anterior legislatura y visiones diferentes acerca de la forma a través de la cual debía llevarse a cabo el proceso de independencia de Cataluña, eran algunos de los escollos que ambos partidos vivían. Aunque fue ERC quien obtuvo un mejor resultado dentro del bloque independentista, desde Junts planteaban la alternativa de ser ellos mismos quienes invistieran a un candidato de su formación. Fue Laura Borràs sobre quien sobrevoló esta posibilidad. Sin embargo, el acuerdo de ERC y la CUP en marzo y la elección de Borràs como presidenta del Parlamento acababan con esta vía.

Aunque la posibilidad de un Gobierno en solitario parecía la alternativa más viable, las negociaciones llegaron al puerto esperado tras las elecciones del 14 de febrero y el cordón sanitario a Salvador Illa, vencedor de los comicios en cuanto a número de votos, pero empatado con Aragonès en escaños. En lo que algunos han criticado como una cesión, Esquerra se queda con la Presidencia de la Generalidad y las carteras de índole más social, mientras que Junts se hace con las consejerías de mayor presupuesto e importancia para la gestión diaria. Esquerra lidera Presidencia, Educación, Cultura, Interior, Acción Climática, Empresa y Feminismo; Junts se encarga de Vicepresidencia, Economía, Gestión de los Fondos Europeos, Salud, Justicia, Exteriores, Asuntos Sociales, Territorio y Sostenibilidad y Universidades.

“Me comprometo a ejercer el cargo de presidente de la Generalidad de Cataluña con toda la humildad personal y toda la ambición colectiva. Con mano extendida y con determinación democrática. Con los valores republicanos y siempre al servicio de la ciudadanía. Visca Catalunya Lliure!”, ha comentado Aragonès.

Desde Waterloo, el expresidente de la Generalidad Carles Puigdemont había apostado por un perfil de menor exposición durante las semanas clave de las negociaciones entre su partido y Esquerra. Tras la investidura de Aragonès y la oficialización de su Presidencia, Puigdemont se ha dirigido a los afiliados de Junts para expresarles su preocupación ante la debilitación del movimiento independentista, debido a las luchas internas. En la carta, el expresidente ha pedido “lealtad” a Esquerra hacia las instituciones de autogobierno, una vez iniciada esta nueva etapa. Aunque Puigdemont no acudiera al Parlamento, al estar fugado de la Justicia española en Waterloo, Quim Torra, exlíder de Junts y de la Generalidad, sí que ha acompañado a Aragonès en la sesión.

Junqueras, presente en la sesión gracias a un permiso
Quien sí ha acudido a la sesión de investidura ha sido Oriol Junqueras, exlíder de ERC, ahora detenido por su implicación en los hechos del 1 de octubre. Junqueras afirmaba sentirse “contento” en lo que era “un gran día”. El político, que cumple su condena en la cárcel de Lledoners, disfruta de 36 días de permisos ordinarios al año, de los que ha querido aprovechar uno para acompañar a Aragonès.

A su llegada, Junqueras ha sido recibido entre aplausos por el expresidente del Parlamento de Cataluña Roger Torrent y por varios miembros de los partidos independentistas. Ante los medios, Junqueras ha reiterado su satisfacción por encontrarse en el Hemiciclo. En su estancia, ha estado acompañado por los expresidentes Artur Mas y Joaquim Torra.