Las periodistas que desvelaron el caso de Mahsa Amini, acusadas de ser espías

El Gobierno de Irán afirma que Niloufar Hamedi y Elahe Mohamadi trabajan para la inteligencia de Estados Unidos. Ambas pueden ser condenadas a muerte

Foto: Store norske leksikon

Las periodistas que informaron sobre la detención y posterior muerte de Mahsa Amini, mujer iraní arrestada al presuntamente violar el código de vestimenta femenina de Irán, han sido acusadas de trabajar para la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA). Niloufar Hamedi fue la primera periodista en informar sobre el caso desde el hospital en el que permanecía en coma Amini. Elahe Mohamadi escribió un reportaje sobre su funeral.

El barómetro medido por Reporteros Sin Fronteras (organización no gubernamental internacional) ha calculado la muerte de 54 periodistas y 4 colaboradores de medios desde el 1 de enero de 2022. Actualmente, 535 periodistas y 18 colaboradores de medios se encuentran encarcelados. China, Birmania, Bielorussia, Siria e Irán son los 5 países con el número más alto de encarcelamientos.

Desde el estallido de las protestas contra el régimen de Irán, al menos 42 periodistas han sido arrestados. Posteriormente, ocho de ellos fueron puestos en libertad. Entre los detenidos, hay 15 mujeres.

Sin embargo, Niloufar Hamedi y Elahe Mohamadi, las dos primeras periodistas de diarios que despertaron la atención pública sobre la muerte de Amini, cuentan con cargos que conllevan a la pena de muerte.

“A ellas dos como a tantos otros periodistas, los han acusado de espionaje, de estar al servicio de los medios internacionales y en eso, la infame justicia iraní tenía razón porque estuvieron al servicio de dar a conocer algo que las autoridades iraníes pretendían ocultar», afirma Pilar Bernal, reportera internacional.

«Esas periodistas han llevado a cabo el acto sencillo y valiente de contar un hecho que iba a permanecer en la oscuridad”, defiende la reportera internacional».

Según el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Gobierno iraní debe respetar los derechos a la libertad de opinión, de expresión, de reunión pacífica y de asociación en su totalidad.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, afirma: “Instamos a las autoridades a atender las demandas de igualdad, dignidad y derechos de la población, en lugar de utilizar una fuerza innecesaria o desproporcionada para reprimir las protestas”.

“No tenemos que ser equidistantes con la violación de los derechos humanos”.“Muchas veces con nuestra denuncia, provocadnos cambios que trascienden indirectamente a la sociedad», concluye Pilar Bernal.

En Irán, los medios han ayudado a unos y perjudicado a otros, ya que algunos han dado voz a aquellos individuos locales iraníes que han intentado ser fieles a los principales fundamentos de la revolución islámica.