Aducanumab, nuevo tratamiento contra el Alzheimer

Este fármaco estará disponible en 2021 y es un anticuerpo monoclonal que afecta a la proteína beta-amiloide, esencial para el correcto funcionamiento del cerebro.

Foto: pixabay

El aducanumab, creado a partir de la proteína amiloide, está diseñado para formar depósitos anormales en el cerebro de las personas con Alzhéimer. Los científicos piensan que estos depósitos son tóxicos para las células cerebrales, por lo que usar este fármaco sería un avance para eliminarlas.

Más de 15.000 personas murieron en 2017, a causa del alzhéimer según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE) y más de 1,2 millones de personas sufren dicha patología en España, según la Confederación Española de Alzhéimer (CEAFA). Esta enfermedad se sitúa ya entre las 10 patologías más mortales del mundo, supera a sufrimientos como el sida, que lideraba los fallecimientos en 2015. Además, hay que añadir al 30 o 40% de la población que no tienen la enfermedad diagnosticada, según los datos oficiales de la Sociedad Española de Neurología (SEN), y es que España es el tercer país del mundo con mayor prevalencia de demencia.

Sin embargo, una compañía farmacéutica estadounidense ha confirmado la creación de la primera terapia capaz de frenar el alzhéimer y que podría llegar al mercado a finales de 2021.

Este medicamento que dieron de baja en marzo de este año por falta de resultados positivos y en recomendación por los expertos para proteger a los pacientes, se volvió a investigar gracias al aumento de dosis, lo que provocó que se obtuvieran los resultados esperados. Al principio, se planteó la posibilidad de que se inflamase el cerebro tras ingerirlo, pero se descartó esta hipótesis tras varias indagaciones.

Biogen ha sido la empresa encargada de su formación junto con la farmacéutica japonesa Eisai. Según el informe que mostraron ambas empresas en la presentación de dicho medicamento, confirmaron que “los pacientes a los que se les suministró aducanumab experimentaron significativas mejoras en medida de cognición y función como la memoria, la orientación y el lenguaje”.

Estas empresas confirmaron que no cura la enfermedad, pero “reduce el deterioro clínico producido por la misma”.

El proceso de comercialización en Estados Unidos comenzará a finales de 2021 o principios de 2022, ya que está previsto que se apruebe en 2020. Posteriormente, se venderá en el resto del mundo.