Marketing y Religión, ¿puede haber química?

El es un galán seductor, pero con algo de mala prensa. Cosmopolita, frívolo y, según dicen, un tanto embaucador.

Ella es una dama respetable. Todavía interesante, a pesar de estar entrada en años

Una y otro, así descritos, no parecen candidatos a ser pareja.

Carlos Luna, profesor UFV, director creativo de su agencia y laico dominico, se atrevió a organizar un first dating para esta desigual pareja. A su costa, sin apoyos institucionales, desafiando los ya sabidos prejuicios y los malos presagios, Carlos organizó el Primer Congreso de Marketing Religioso que se ha celebrado los pasados 21 y 22 de abril en el auditorio de CaixaForum.

No ha sido una cita a ciegas, porque una y otro sabían todo sobre su partner de ese fin de semana. O creían saberlo.

“No es marketing en boca de clérigos”

Pero, sobre todo, ha sido una cita que se jugó con cartas vistas sobre la mesa. Quienes postularon a favor de lo que el Marketing puede aportar a la Religión lo hicieron desde la realidad profesional, sin sucedáneos. No es marketing en boca de clérigos. Directores de marketing de empresas exitosas, directores de agencias de comunicación, un popular periodista, expertos en digital y una de las mejores expertas en Personal Brand contaron lo que hacen y cómo lo hacen a centenar y medio de personas que venden, como suele decir Carlos, “el mejor producto del mundo”.

El qué hacen y cómo lo hacen. Everyday marketing. Sin hacer gala de estrategias deslumbrantes, sin proponer inversiones imposibles ni cambios revolucionarios. Por el contrario, los asistentes se sintieron seducidos ante algunos ejemplos de actuación real de marketing que están al alcance de cualquier institución religiosa que quisiera captar, reforzar, fidelizar y recuperar clientes…. como haríamos en cualquier otra relación entre una marca y sus públicos.

Porque, más allá de los frívolos prejuicios, la función Marketing, tal y como se entiende hoy en día, no es sino una gestión de relaciones con las personas, sean clientes, potenciales u otros públicos de la marca.

“La función Marketing es una gestión de relaciones con las personas”

Los marketers somos buenos conocedores de las personas y de sus motivaciones y frenos. Podemos acreditar buenos resultados en la gestión de relaciones. Sabemos cómo construir una propuesta que tenga valor para nuestro target. ¿No habría de ser útil esta habilidad nuestra para esa Religión que trata, igual que nosotros, de seducir, enamorar y fidelizar a las personas? ¿Tan difícil sería trasladar nuestra experiencia hacia otras propuestas de valor que son al mismo tiempo cálidamente humanas y profundamente trascendentes? Si somos capaces de crear una historia divertida con algo tan poco sexy como el cambio Tiptronic de un coche, ¿no seríamos capaces de atraer a muchos con un relato cercano que tiene que ver con nuestro ser en el mundo y nuestro destino?

¿Que cómo acabó ese first dating? Muy bien, con ese punto y seguido con el que deben despedirse las relaciones que prometen.

El congreso se cerró sin conclusiones operativas. Como un primer contacto, para empezar a conocerse. Romper el hielo y deshacer ideas mal preconcebidas. “Así soy yo y esto es lo que te puedo ofrecer”, dijo Marketing. “Encantada de conocerte. Ha sido un agradable descubrimiento”

Habrá una segunda cita en el próximo congreso REinspira 2. Y desde ahí podremos empezar a caminar juntos Marketing y Religión.

Publicado primero en Corresponsales de Paz