Puigdemont no será investido telemáticamente

Mariano Rajoy ha declarado que se prolongará la aplicación del artículo 155 si el expresidente catalán trata de renovar su cargo sin acudir al Parlamento.

Puigdemont en una sesión del Parlamento catalán. Foto: R. Garrido (ACN). www.flickr.com

“No hay margen para ser presidente a distancia, ni por delegación, ni otra suerte de trampa”, afirmaba rotundo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante la Junta Directiva Nacional del PP sobre la posible toma de posesión de Carles Puigdemont desde Bruselas. Rajoy, además, confirmaba que en el caso de que el expresidente catalán tratara de hacerlo “el 155 seguirá en vigor”.

Unas afirmaciones que Santiago Carretero Sánchez, profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos y abogado en activo, cumplen “con el actual ordenamiento jurídico”. “Su investidura (desde la distancia) conllevaría una reforma constitucional y una reforma del Estatuto catalán”, explica el experto.

Aunque, en lo referente al ejercicio de la Presidencia, explica que podría haber un estado de alegalidad. Carretero afirma que hay funciones “que puede cumplir” y otras “que no”, por lo que, en caso excepcional, podría “delegar ciertos aspectos” al vicepresidente.

Sobre la posible prórroga anunciada por Rajoy, Carretero se muestra más escéptico. Para el abogado, “solo podría llevarse a cabo si no se forma un Gobierno en Cataluña”.

Rechazo de los letrados
Los letrados del Parlamento catalán han elaborado un informe que rechaza la investidura telemática de Puigdemont desde Bruselas. El documento dice que la investidura debe ser “directa y personal” y que sin su presencia no podría cumplir su “función estatuaria y reglamentaria”. Junts per Catalunya (JxCat) apoyaba la investidura telemática, pero el hecho que ha inclinado la balanza ha sido la posición que ha adoptado Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), dejando a los letrados tomar la última decisión. El primer grupo parlamentario que ha propuesto realizar este informe fue del PSC, mediante una reclamación “urgente”.

El documento de los letrados afirma que la investidura no trata solo de “confirmar” presidente al candidato que ha sido elegido previamente, sino de “propiciar diálogo entre el candidato y el resto de diputados con la finalidad de concitar”. Por tanto, una investidura que no cumpla todos los requisitos queda fuera de toda legalidad, según el informe.

Noticia realizada por Sergio Aguilera y Luis H. Rodríguez.