Piden 15 años de cárcel para el mayor falsificador de billetes de España

Juan Pedro González Sánchez se enfrenta a una condena de 15 años de prisión y al pago de una multa de 10 millones de euros por fabricar 8 millones de euros.

El dinero era falsificado en billetes de 50 euros.

El líder de la mayor red de falsificación de billetes conocida en España, y una de las más importantes de Europa, Juan Pedro González Sánchez, declaró en la Audiencia Provincial de Murcia el pasado martes 31 de enero. La Fiscalía solicita una condena de 15 años de cárcel y el pago de una multa de 10 millones de euros por fabricar más de ocho millones de euros en billetes. En esta primera sesión del juicio oral, ha declarado como testigo un agente del Cuerpo Nacional de Policía que formó parte de la investigación de los hechos.

Un falsificador con numerosos encuentros con la Policía
Juan Pedro González Sánchez fue detenido en varias ocasiones. La primera vez que se encontró con la Policía fue en el año 2007, cuando encontraron ocho millones de euros en proceso de fabricación en su domicilio personal y en su fábrica conservera, en Beniaján, Murcia. El dinero había sido falsificado en billetes de 50 euros tan bien elaborados y de tan alta calidad, que incluso el Banco Central Europeo se pronunció al respecto y alertó de su peligro.

Después de ser detenido, González Sánchez tuvo que pagar 14 meses de prisión preventiva a la espera del juicio y salió en libertad con cargos. Pero inmediatamente después volvió al negocio de la fabricación casera de billetes. Juan Pedro González Sánchez fue detenido en 2011, de nuevo, con más de 1,5 millones de euros preparados para entrar en circulación y otro millón y medio en fase de elaboración.

El falsificador había establecido su negocio en una antigua fábrica familiar; un escondite idóneo para la elaboración de billetes. También poseía una maquinaria muy especializada: impresoras de alta gama, máquinas de serigrafía, planchas metálicas para añadir relieves por presión, etc. Además, la Policía registró herramientas para la falsificación de carnés de identidad y permisos de residencia.

En las instalaciones encontraron también más de 1.000 kilos de hachís. En la operación policial se detuvieron a 13 presuntos colaboradores que ayudaban a poner el dinero y los documentos en circulación.

El juicio por la detención de 2007 estaba fijado para marzo de 2016. Sin embargo, Juan Pedro González Sánchez no acudió a la Audiencia Provincial. Tras cuatro meses de búsqueda, la Policía logró dar de nuevo con él en San Pedro del Pinatar, Murcia, donde seguía con su negocio y poseía casi dos millones de euros en billetes falsos listos para sacarlos a la calle. Detenido desde entonces, ha estado en prisión hasta la celebración del juicio.

Declaraciones durante la primera sesión del juicio oral
En la Audiencia Provincial de Murcia, González Sánchez se ha desdicho de su testimonio inicial y ha asegurado que se inculpó después de recibir amenazas de un individuo también investigado.

El fiscal le recordó que en aquella ocasión, en la que estuvo asistido por su abogado, reconoció haber falsificado billetes. Juan Pedro González Sánchez explicó entonces que declaró lo que le había dicho la Policía, a pesar de existir un vídeo en el que detallaba el proceso de elaboración.

Al indicarle el fiscal que en su domicilio personal la Policía se incautó de ordenadores, impresoras, cartuchos de tinta y una lámpara de luz ultravioleta, González Sánchez contestó que se los había llevado de la nave como mecanismo de defensa y por si seguían las amenazas contra él.

Uno de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que formó parte de la investigación testificó que, durante el registro de la nave del acusado, accedió a que se grabara un vídeo a instancias de los inspectores del Banco de España que también participaron en la investigación. El testigo les reveló detalladamente el proceso de falsificación de billetes, incluida la forma de reproducir la marca de agua. Además, el policía aseguró que González Sánchez jamás les comentó las supuestas amenazas. Finalmente, el testigo añadió que entre la documentación que le fue intervenida figuraban unas anotaciones con las matrículas de los coches oficiales que habían trazado el seguimiento que acabó con su detención.

La Policía calcula que Juan Pedro González Sánchez había trabajado durante al menos una década en el negocio de la falsificación de billetes. Alrededor de tres millones de euros falsificados por Juan Pedro González Sánchez han sido retirados del tráfico. Los agentes estiman que podría haber aún otros dos millones de euros más en las huchas de los españoles y europeos, aunque insisten en la dificultad de conocer con exactitud el número de copias que siguen en circulación.