Pedro Sánchez presenta su “nueva socialdemocracia”

El candidato a la Secretaría General del PSOE hace realidad su proyecto en el Círculo de Bellas Artes, donde explicó sus ideas políticas.

Pedro Sánchez se ha convertido en uno de los candidatos a la Secretaría General del Partido Socialista Obrero Español más mediático de la actualidad. Tras su dimisión el 1 de octubre de 2016, el político ha estado dando una gira alrededor de España con el objetivo de conocer y escuchar a los militantes.

Su propuesta, Por una nueva socialdemocracia, ha causado gran revuelo entre los integrantes de la Gestora del PSOE y los simpatizantes de la, recientemente confirmada, candidata Susana Díaz. Con un giro inesperado hacia la izquierda, Pedro Sánchez se ha colocado como la alternativa más radical de entre los tres posibles secretarios generales.

Tras un análisis exhaustivo del documento presentado en el Círculo de Bellas Artes, se pueden establecer dos ejes principales sobre los que se levanta el proyecto:

  • Definir a España como un estado plurinacional. Es decir, una organización política y jurídica de una sociedad en la que varias naciones están unidas por un único Estado y comparten una misma Constitución.
  • Una izquierda unida. Aunque no lo describa explícitamente, en el documento se explica que la nueva socialdemocracia ha de ser una unión de ideas con un punto en común: el pueblo y los trabajadores. El PSOE dejaría de presentarse como un partido aislado para formar coalición o alianzas directas con los demás grupos políticos de izquierda como, por ejemplo, Unidos Podemos.

El primero de los puntos requeriría una reforma constitucional, casi, al completo. Además, se juega con el sentido de Estado y Nación. Entendiendo Estado como una entidad política y gubernamental; y Nación como una comunidad que comparte cultura, idioma y, sobre todo, historia. Esto rompe con lo propuesto durante la campaña electoral del PSOE para las elecciones del 20-D y 26-J, donde se defendía que España debería ser un estado federal.

El segundo eje es el que ha traído mayor polémica. Tras rechazar al partido dirigido por Pablo Iglesias después de los resultados del 26-J, Pedro Sánchez quiere crear una gran izquierda española con la que “poder hacer frente al PP”.

A lo largo del documento también se tratan otros temas sobre los que el ex secretario general ha hablado durante todos estos meses.

Unos de ellos es la creación de un nuevo tipo de “militante”: los simpatizantes. Este nuevo sector del partido tan solo tendrá que pagar una “cantidad simbólica” en el momento de inscripción. Junto a los militantes, podrá votar en los congresos del partido y las elecciones que se realicen dentro de este.

A los militantes “se les asegurará” que tengan la opción de presentarse a las plazas y ofertas de trabajo que vayan surgiendo dentro del partido para crear el nuevo cuadro político español y que la ciudadanía esté reflejada.

Los cargos electos del PSOE tendrán que presentar en una declaración pública sus bienes y patrimonio al comienzo y fin de su mandato. Además, se potenciará al gerente del partido, un cargo que vigilará la financiación socialista y será elegido en los durante los congresos.

También destaca un término llamado la “Alianza del Progreso”, el cual define las nuevas relaciones (más fuertes y cercanas) que tendría el PSOE con las organizaciones de los trabajadores, como UGT y Comisiones Obreras, para “acabar con el modelo económico y social neoliberal”.

Estos son algunos de los aspectos que Pedro Sánchez defiende en Por una nueva socialdemocracia, proyecto con el cual se ha presentado a las primarias del PSOE que se celebrarán en junio y en las que se batirá con Patxi López y Susana Díaz.