Andrea tiene ocho años y es guía de museo. A pesar de su corta edad, hoy es la encargada de explicar a un grupo de visitantes quién era Leonardo Da Vinci y sus obras más importantes. Se tendrá que enfrentar a preguntas muy rebuscadas, por lo que deberá conocer perfectamente todos los datos. Lo primero será investigar sobre la biografía del pintor y contrastar la información.

Sergio está en quinto de Primaria y redacta con la ayuda de sus compañeros un currículum en inglés. Mientras escribe su corta trayectoria laboral pone en práctica todos los conocimientos que lleva aprendidos. María está en el mismo curso, pero en una clase diferente. Ella ha sido contratada como empleada de banca, su puesto de trabajo le exige calcular porcentajes, negociar y tomar decisiones. Hoy ha cobrado y, con el dinero recibido, tendrá que pagar la luz, el alquiler y su plan de pensiones.

Los niños aprenden Historia siendo guías de museo, y los tipos de plantas siendo jardineros.

Estimular al alumno
Andrea, Sergio y María tienen tres grandes cosas en común: las ganas de aprender, el colegio de las Madres Concepcionistas al que acuden cada día y, sobre todo, un método educativo. Role Learning es una revolucionaria forma de educar que busca estimular y potenciar en el alumno el deseo innato de aprender. Ideado y patentado en 2015 por cuatro maestros madrileños, su objetivo es que el niño salga de casa diciendo: “Papá, necesito aprender”, y vuelva por la tarde contando todo lo que ha aprendido.

“Una vez que el niño sabe hablar y caminar, su aprendizaje se ralentiza. Cree que el resto de conocimientos no son vitales para sobrevivir. Nuestra intención es, precisamente, mantener en ellos esta necesidad de seguir aprendiendo. Si no ven que la escuela les ayuda a solucionar problemas o anhelos cotidianos, no verán necesario adquirir las herramientas y destrezas que esta le ofrece”, explica Daniel, uno de los creadores de Role Learning, a Mirada 21.

La TF1 francesa y Telemadrid ya se han hecho eco de este revolucionario método educativo.

Mundos posibles
Role Learning hace que las clases ya no sean un conjunto de contenidos tediosos, sino un catálogo infinito de mundos posibles. Para ello, un equipo de profesores diseña un escenario o CED (Contexto Educativo Diseñado) en el que los niños desempeñan un rol determinado. Medios como la TF1 francesa (vídeo), Canal+ Francia (vídeo) y Telemadrid (vídeo) ya se han hecho eco de esta novedosa metodología.

“La clase de matemáticas ahora es un banco y la de inglés, la redacción de un periódico. Los niños aprenden historia siendo guías de museo y los tipos de plantas siendo jardineros. Pero no solo aprenden a sumar o clasificar reinos animales, también a ahorrar el sueldo que ganan, a cooperar, a fracasar, a comprometerse con el medio ambiente e involucrarse con la sociedad”, comenta Elena, autora del método junto con Daniel, María y Ángel.

No solo aprenden a sumar, también a ahorrar, a cooperar, a fracasar y a involucrarse con la sociedad.

Cuidada escenografía
Para la educadora, es muy importante que el niño interiorice el rol que desempeña. “No le damos un rol para jugar. El niño es un trabajador de la banca, no está jugando, tiene una responsabilidad. Se le exige ser honrado, puntual y competente. Intentamos cuidar mucho el material, la estética, los documentos que utilizan, tienen reuniones de departamento… Esta metodología nos permite trabajar todos los contenidos que exige la ley de forma significativa”, señala Elena.

Otro de los aportes de Role Learning es que los CED que ellos crean se adaptan a las condiciones socioculturales y geográficas del lugar en el que se encuentre el centro educativo. Mientras en una zona costera los niños aprenderían a calcular los metros cúbicos de la bodega de un pesquero siendo patrón de barco, en una zona financiera conocerán la superficie de un área siendo agentes inmobiliarios.