Los trabajadores de Glovo son asalariados, según el TSJ de Madrid

Tras esta resolución, la empresa deberá indemnizar o readmitir a un repartidor, por despido improcedente.

Empleado de Glovo. Foto: Flickr

El Pleno del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha concluido que los trabajadores de Glovo deben considerarse asalariados de la compañía. Por lo tanto, este organismo ha anulado la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, pues negó que los repartidores fuesen falsos autónomos.

Además, ha revocado la decisión del despido un trabajador, pues el Juzgado de lo Social número 17 aprobó su salida tras un accidente de tráfico el 17 de noviembre de 2018. El glover anunció su baja el pasado 4 de abril de 2018 y, según se ha confirmado, ‘la empresa no se preocupó de la salud del motero, se limitó a mandarle un mensaje a su móvil cuando estaba internado en el Hospital La Paz de Madrid, el cual afirmaba su fin en la empresa’.

Una vez confirmada que la relación laboral no es la del autónomo, se declara improcedente el despido del trabajador de Glovo y se obliga a readmitirlo o a indemnizarle con un total de 2.416,70 euros. Sin embargo, esta decisión puede ser recurrida por el Tribunal Supremo (TS).

Además, tras la resolución del TSJ, se ha comprobado que ya sucedió un caso similar en los años 80, donde se concluyó que los mensajeros debían considerarse empleados, debido a su función de realizar entregas.

Asimismo, el abogado Suárez Machota, considera que la sentencia ‘es un avance sustancial en la clarificación de los derechos de estos trabajadores y el fin de las condiciones esclavistas’.

Los riders ganaban tres euros netos aproximadamente por pedido, una vez descontados los gastos de la Seguridad Social, móvil o medio de transporte. Se basaba en un contrato de colaboración y prestaban, como después dice la sentencia, los servicios en bicicleta o moto, aunque antes de ella, era posible el uso de otros medios de comunicación como el coche, la furgoneta o incluso a pie.

Los repartidores se organizan a través de la web o aplicación de la empresa y tienen que pagar su propio móvil. Estos, que trabajan más de 40 horas a la semana, según un estudio de Comisiones Obreras de Cataluña, se apuntan en la franja horaria que más les conviene.