Los fiscales de la Operación Lezo creen que Interior previno a González

Apuntan, en un nuevo escrito, a que José Antonio Nieto les advirtió de que estaban siendo investigados.

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

La Fiscalía Anticorrupción ha elaborado un informe en el que detalla la presunta implicación del número dos del Ministerio del Interior, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, en la Operación Lezo.

El escrito presentado se ha opuesto a la excarcelación del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. Según el informe de Anticorrupción, fue Nieto quien alertó a González de que estaba siendo investigado por las irregularidades en el Canal de Isabel II.

La Fiscalía ha tenido acceso al contenido de la investigación, que fue grabada mediante micrófonos colocados en el despacho de Ignacio González. Según el informe de Anticorrupción, el motivo por el que Pablo González (hermano de Ignacio González y director de la empresa Mercasa) se reunión con Nieto fue la investigación policial: “El día 6 de marzo del 2017, en el despacho de Ignacio González, sito en la C/ Alcalá 89 de Madrid, se grabó una conversación mantenida entre las 19:37 horas y las 20:03 horas por los tres hermanos González, que evidenció el interés de todos ellos por conocer quién estaba al frente del Cuerpo Nacional de Policía vinculado a los problemas de Ignacio González por la presunta investigación chivada del secretario de Estado de Seguridad”.

Tras esto, Anticorrupción ha detallado los movimientos de Pablo González, hermano del expresidente madrileño . Sus llamadas telefónicas, también interceptadas, confirmarían la reunión entre Nieto y González 48 horas después.

El escrito, elaborado por los fiscales Carmen García Cerdá y Carlos Yáñez, explica el motivo por el que Ignacio González debe permanecer en prisión. Durante la investigación, González ha conseguido entorpecer las pesquisas policiales y poner trabas, al estar prevenido de su posible implicación en la trama de corrupción. González y otros investigados han empleado, según la Fiscalía, sus “relaciones personales en distintos sectores” para dificultar “el procedimiento”.

La Fiscalía todavía no imputa ningún delito a José Antonio Nieto, pero ha dejado entrever que él fue el responsable del “chivatazo” a González. Nieto compareció por voluntad propia en el Congreso, hace unos días, y explicó que atendió a Pablo González por ser el directivo de la empresa Mercasa, y que la reunión duró solo 15 minutos.