Los examinadores de Tráfico ponen fin a la huelga

Llegan a un acuerdo que incluye un aumento de 250 euros en 14 pagas, a cargo de los presupuestos de 2018.

Imagen: Circula Seguro

La huelga, que se inició en junio, ha sido desconvocada porque los examinadores han llegado a un acuerdo con los grupos parlamentarios en el Congreso, excepto el Partido Popular. Como anunció el presidente de la Asociación de Examinadores de Tráfico, Joaquín Jiménez, este consiste en incluir en los Presupuestos Generales del Estado un complemento de 250 euros, divididos en 14 pagas.

Joaquín Jiménez pidió disculpas por los daños causados y dijo que los examinadores de Tráfico no quisieron perjudicar a los ciudadanos con la huelga. Durante este período, unos 193.000 exámenes teóricos y prácticos han sido suspendidos. Uno de los perjudicados por la suspensión de exámenes ha sido Alejandro Leganés Nieto, quien ha sufrido, un total, de dos cancelaciones. “La huelga me ha afectado bastante, de hecho, he ido tres veces a examinarme. Fui la primera vez, me dijeron que no había, me tuve que ir a casa y tuve que coger cinco clases más, lo que supone un gasto de 200 euros. Luego volví, me examiné y suspendí. La tercera vez que me presenté también había huelga. En total, me ha supuesto un incremento de 800 euros, además, he faltado tres días a clase”, se lamentaba Alejandro.

Marta Arregui, una de las trabajadoras de la autoescuela de la Universidad Francisco de Vitoria, habló de las otras peticiones que exigían los examinadores para poder llegar a este acuerdo: “Aparte de pedir una mejora económica, también querían más examinadores, hay pocos y no dan abasto. La falta de estos está producida por el aumento de las jubilaciones, ya que esos puestos no han sido cubiertos. A la autoescuela, la huelga le ha afectado bastante. No le puedes dar salida a los alumnos que ya están preparados y tampoco puedes dar todas las prácticas que puedes. Económicamente, hemos tenido muchísimas pérdidas”.

El colectivo de examinadores, tras conocer la noticia, ha advertido de que la huelga volverá si no ven reflejado ese incremento en sus nóminas.