La reválida no tendrá “efectos académicos”

Los alumnos de 17 y 18 años obtendrán su título en Bachillerato sin necesidad de aprobar el examen.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, anunció este jueves que las reválidas de 4º de ESO y Bachillerato no tendrán “efectos académicos” hasta que se llegue a un pacto nacional. Así lo explicó el mandatario del Partido Popular durante la segunda jornada del debate de investidura y después de la huelga contra estos exámenes.

Aun así, si los estudiantes de entre 15 y 18 años quieren acceder a la universidad, tendrán que enfrentarse en junio a una prueba “muy parecida” a la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), según el ministro de Educación en funciones, íñigo Méndez de Vigo. Una de las novedades es que los alumnos de 4º de ESO no necesitarán aprobar la prueba, en esta ocasión, para obtener el título de Educación Secundaria.

En cambio, los estudiantes de Bachillerato no tendrán que realizar el examen si no desean entrar en la universidad. Los alumnos de 17 y 18 años obtendrán su título en Bachillerato si aprueban las asignaturas en su centro educativo.

Cambia la cantidad de materias a examinar
La reválida obliga a los estudiantes a examinarse de 1º y 2º, a diferencia de la PAU, en la que solo se evaluaban los conocimientos del último curso de Bachillerato. Los alumnos se examinarán de las tres materias troncales comunes entre todas las ramas de estudio que ofrece el Bachillerato: Lengua Castellana y Literatura, Primera Lengua Extranjera e Historia de España.

Dependiendo de si se estudia Bachillerato de Ciencias, Humanidades, Ciencias Sociales o Arte, cada alumno se examinará de Matemáticas, Latín, Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales o Fundamentos del Arte, respectivamente.

Entre asignaturas troncales y específicas, los estudiantes tendrán que hacer seis pruebas.

Además, serán examinados de dos asignaturas troncales del tipo de Bachillerato que se estudie. Finalmente, los alumnos deberán enfrentarse a un mínimo de dos y un máximo de tres exámenes sobre materias específicas. En total, los estudiantes tendrán que hacer seis pruebas.

Sin cambios en las fechas y duración de los exámenes
La PAU se realizaba la segunda o tercera semana de junio. Con la reválida, las fechas no variarán demasiado: las pruebas serán antes del 10 de junio. Asimismo, los exámenes tendrán la misma duración que en los anteriores ejercicios (un mínimo de 20 y un máximo de 90 minutos).

Lo que el Ministerio debate aún es la nota que deben obtener los jóvenes para aprobar. Al principio, se barajó la opción de alcanzar un 5 para pasar la prueba. Sin embargo, el Gobierno se plantea la posibilidad de volver al 4 como nota final, al igual que en la PAU. Tampoco cambiará la ponderación de la nota final: un 60% las notas de Bachillerato y un 40% la reválida.