La economía española sigue creciendo, aunque a un ritmo cada vez más lento. Los datos del Instituto Nacional de Estadística, publicados este viernes, indican un crecimiento del 0,7% en el tercer trimestre, en línea con lo que esperaba el Banco de España y otros organismos y entidades.

Este crecimiento del 0,7% es una décima inferior a los registrados en los tres trimestres anteriores. Una cifra que está dos décimas por debajo del obtenido en el tercer trimestre de 2015.

Se trata de dos décimas por debajo de lo obtenido en el tercer trimestre de 2015.

Por su parte, el PIB en el tercer trimestre es tres décimas inferior al crecimiento del 1% conseguido entre abril y junio de 2015, hasta ahora el ritmo trimestral de avance más elevado desde que la economía española inició la recuperación. La tasa interanual del PIB se situó en el 3,2% en el tercer trimestre del año, dos décimas menos que en el trimestre anterior.

Con el repunte trimestral del PIB entre julio y septiembre se encadenan ya doce trimestres de avances, mientras que la tasa interanual acumula once trimestres en positivo, con crecimientos superiores al 3% en los últimos seis trimestres.

Con el repunte trimestral del PIB se encadenan doce trimestres de avances.

Para el Banco de España la pérdida de una décima en el PIB trimestral no logrará que el crecimiento siga una vez más impulsado por la fortaleza del gasto de familias y empresas, pero con menor aportación del saldo exterior.

Asimismo, señala que la continuidad de la trayectoria expansiva de la actividad se habría producido en un contexto de elevado crecimiento del empleo y condiciones financieras.

Sin embargo, la aportación del comercio exterior habría sido menor a la observada en el periodo abril-junio, meses en los que las exportaciones mostraron un tono muy positivo, a pesar de la debilidad del entorno global.