España inspira confianza, honestidad y tolerancia, a pesar de la corrupción. La pelea de sillones en Murcia, las disputas socialistas por la Secretaría General y la purga en Unidos Podemos tras Vistalegre II no han hecho mella en la marca internacional del país. Así lo recoge la séptima oleada del Barómetro sobre la imagen de España (febrero-marzo de 2017), que ha publicado este miércoles el Real Instituto Elcano.

Para los encuestados, España es un país seguro (6,8).

En este informe, en el que se han realizado 4.468 entrevistas, España ha salido con buenos resultados. En el conjunto de los 11 países estudiados en esta oleada, la valoración es de 7,1 puntos, en una escala del 0 al 10. La nación empata con Estados Unidos y se sitúa algo por debajo de Japón (7,6) Alemania (7,6), Reino Unido (7,5), Francia (7,3) e Italia (7,3).

Como ya se ha recogido en ediciones anteriores, el atractivo de España reside, principalmente, en su valor turístico (8,2). Sin embargo, en esta ocasión, también se ha pedido valorar la gastronomía, y la puntuación ha sido muy alta (7,3). De hecho, se encuentra por encima de la que se les da a los deportistas (7). Además, y pese a la amenaza terrorista, España es considerado un país seguro (6,8), y ronda el notable en infraestructuras (6,7).

Por su parte, los aspectos puramente económicos ocupan el último lugar (5,7), aunque todas las opciones obtienen una nota superior al aprobado. De hecho, los encuestados han valorado la vida política de España con un 6,1 y el nivel tecnológico en 6,4.

Asimismo, como en oleadas anteriores, se ha pedido a los entrevistados que escriban lo primero que les pasa por la mente cuando piensan en España, y la palabra “crisis” no está entre las respuestas. Sin embargo, cuanto más lejano es un país, más peso tienen en la imagen de España el fútbol y todo lo relacionado con los toros y el flamenco.