El PP ya gobierna en Andalucía

El PSOE no dirigirá la comunidad autónoma por primera vez en democracia gracias a la suma de escaños de PP, Ciudadanos y Vox.

La expresidenta de Andalucía, Susana Díaz, y el nuevo mandatario de la Junta,, Juan Manuel Moreno, se estrechan la mano. Foto: Junta de Andalucía (flickr.com)

Fin a los más de 36 años de mandato socialista en Andalucía. PP, Ciudadanos y Vox han colocado a Susana Díaz fuera del Palacio de San Telmo. Los tres partidos han llegado a un acuerdo -aunque haya sido por separado- y suman mayoría en el Parlamento autonómico, con un total de 59 escaños. Juan Manuel Moreno es el nuevo presidente. No obstante, el PSOE fue la fuerza más votada (33) en los comicios andaluces del pasado 2 de diciembre.

Plácido Fernández Viagas, Rafael Escudero, José Rodríguez de la Borbolla, Manuel Chaves, Gaspar Zarrías, José Antonio Griñán y Susana Díaz, todos ellos han presidido Andalucía como dirigentes del PSOE. Ningún otro partido ha conseguido gobernar en la gran región del sur español durante la democracia.

Juan Manuel Moreno, presidente del PP andaluz, ha sido el elegido para gobernar la Junta de Andalucía, en coalición con Ciudadanos y con el apoyo de investidura de Vox. La primera tarea del Gobierno ha sido repartir las áreas, que no consejerías, entre PP y Ciudadanos. A los primeros les corresponde Presidencia y las consejerías de Hacienda, Sanidad y Agricultura, y Ciudadanos la Vicepresidencia y las de Economía, Empleo y Regeneración Democrática. 

Juanma Moreno, primer presidente no socialista
El PP, que consiguió 26 escaños en los anteriores comicios, presidirá Andalucía tras la hegemonía durante décadas del PSOE. Pablo Casado, líder del PP, ha reivindicado el centro liberal del partido tras negociar con Vox: “Podemos pactar a izquierda y derecha sin renunciar a nuestros principios”.

“Los partidos están obligados a dialogar”, asegura el diputado José Jaime Alonso (PP).

El diputado nacional del PP José Jaime Alonso considera que el cambio político en Andalucía es una “oportunidad real”. Alonso espera que Vox sea “un complemento y una ayuda”, aunque haya diferencias. “Los partidos políticos están obligados a dialogar con todas las fuerzas”, así explica el motivo de la negociación con Vox.

“Andalucía necesita una profunda regeneración”, ha asegurado Alonso. Además, añade que debe ser una región que actúe como motor para España y deje de estar en cabeza de desempleo. En cuanto a la posición de Ciudadanos, el diputado nacional ha añadido que “sería muy positivo definir sus principios y valores, pero sobre todo a sus votantes”. Asimismo, espera que el cambio en Andalucía sirva para contagiar al resto de comunidades autónomas.

Juan Marín, mano derecha de la Junta
Juan Marín (Ciudadanos) será el vicepresidente de Andalucía. Los naranjas prometieron el “cambio” en la región del sur. Ciudadanos llevará a cabo las políticas sociales y de desarrollo económico, que tienen como objetivo principal reducir la tasa de desempleo, la más alta de España. El turismo es una fuente importante de ingresos para la comunidad autónoma, el partido de Marín también se encargará de explotar esta área. Ciudadanos se coloca como la tercera fuerza más votada de Andalucía, con 21 escaños.

Desde Ciudadanos consideran que son la “herramienta del cambio”. “Hemos negociado duro para tener un nuevo gobierno moderado, reformista, eficaz y limpio”, afirma la fuerza naranja, que solo están vinculados con los compromisos negociados con el PP, según han insistido en las últimas fechas. Además, los de Marín afirman: “La sorpresa real fue para quienes nunca confiaron en el cambio político, para los que nos decían que el PSOE siempre estaría en el Gobierno de la Junta”.

La irrupción de Vox
Vox ha irrumpido en el panorama político español desde Andalucía. Los 12 escaños en la región no se corresponden con las encuestas previas a los comicios. Cerca de 400.000 andaluces votaron a la lista que encabezaba el juez Francisco Serrano. El discurso del partido de Santiago Abascal, tanto en Andalucía como en el resto de España, se ha basado en una “reconquista” de la identidad nacional.

Vox ha propuesto medidas para limitar la inmigración y deportar a inmigrantes ilegales, uno de los problemas que creen capitales en Andalucía. Además, quieren reducir impuestos, prohibir las subvenciones públicas a partidos políticos o revisar la Ley de Violencia de Género. Teodoro García Egea, secretario general de los populares, se reunió con Javier Ortega Smith, quien ocupa el mismo cargo en Vox. Este último puso 19 propuestas sobre la mesa, de las cuales exigió al PP aceptar el 20%.

Toma de posesión
“El nuevo Gobierno de cambio obliga al diálogo sin cordones sanitarios”, afirmó Juan Manuel Moreno en el Parlamento andaluz durante su investidura. Moreno ha presentado el proyecto para el nuevo Gobierno, en el que ha explicado detalladamente las 90 medidas acordadas con Ciudadanos. Además, el líder popular ha agradecido la función de Susana Díaz a pesar de sus “aciertos y errores” y le ha tendido la mano para mejorar el futuro de Andalucía.

“No se puede permitir que haya una ‘kale borroka’ a las puertas de un Parlamento”, afirma Serrano (Vox).

La llegada de Vox y el apoyo mostrado por el PP y Ciudadanos para dar un giro en la comunidad autónoma ha generado crispación en algunos sectores. Fuera de la Cámara, unas 2.000 personas mostraron, el pasado martes, su rechazo. Fueron unas protestas encabezadas por asociaciones feministas y promovidas por el PSOE. Moreno calificó de “grave irresponsabilidad” fomentar la división social. En un tono más despectivo, Serrano calificó a los manifestantes de “kale borroka“.

“Adolfo Suárez enterró el franquismo y usted va a acceder a la Junta con los herederos del franquismo”, sentenció Díaz en la investidura de Moreno. La frase hace alusión a la unión con el partido de Serrano. La votación en el Parlamento se produjo el miércoles por la tarde. El líder del PP andaluz tomó posesión, como se esperaba, con una votación presencial de los diputados. Los 26 votos de su partido, los 21 de Ciudadanos y los 12 de Vox convirtieron, de manera oficial, a Moreno como el primer presidente no socialista de la historia de Andalucía.