El Gobierno pone en marcha nuevos impuestos

Las llamadas tasas Google y Tobin tendrán consecuencias en la economía de España, en el funcionamiento de las empresas y en los consumidores.

María Jesús Montero, durante la rueda de prensa. Fotografía: Moncloa.

María Jesús Montero, portavoz del Gobierno, ha anunciado la aplicación de dos nuevas figuras impositivas que aparecerán en el Boletín Oficial del Estado, las llamadas tasa Google y Tobin. Después de Consejo de Ministros, Montero ha afirmado que las tasas serán aplicadas durante este año. Estos son los primeros nuevos impuestos que aplicará el Gobierno, aunque no ha asegurado que sean los últimos. 

De la tasa Tobin, es decir, el Impuesto sobre Transacciones Financieras, no ha sido dictado su inicio. Sin embargo, la portavoz ha decidido no aplicar esta última hasta el 20 de diciembre de 2020 para que las empresas “tengan tiempo” para adecuarse a este nuevo sistema, además de lograr un “consenso internacional”, con el fin de “adaptarse a los nuevos tiempos”. Además, Montero ha explicado que aquellas empresas que venden datos a otros mercados que “contactan con clientes” serán gravadas por este impuesto. “La sociedad percibe cosas negativas. Los usuarios reciben llamadas telefónicas y no son conscientes de que participen en base de datos”, ha explicado durante la rueda de prensa. 

La portavoz del Gobierno ha afirmado en varias ocasiones que hay una necesidad de “avanzar” en un sistema fiscal “más justo” que se adecue a una nueva realidad económica. “Este sistema tributario es el que responde a las necesidades de nuestro tiempo, no un sistema del siglo pasado, sino del siglo XXI”, ha explicado. Además, ha mencionado que es necesario que se adapte a la globalización. ”No podemos pretender tener un estado de bienestar moderno si el sistema es un modelo caduco”, ha reconocido. 

Consecuencias de la Tasa Tobin en el mercado
Montero ha afirmado que el impuesto de transacciones financieras va en línea de lo que el Gobierno defiende. “Es de justicia social que contribuyan más aquellos que generan más”, ha explicado. 

El informe publicado por Think Tank Civismo y Acción Liberal en 2019, titulado El coste de los nuevos impuestos, recuerda que la tasa Tobin (ITF) fue propuesta de forma independiente por el Gobierno en el proyecto de Presupuestos General del Estado de 2019. Además, Montero ha asegurado que ambas tasas están dentro de las “prácticas institucionales de Europa”. Sin embargo, el informe reconoce que el servicio jurídico del Consejo Europeo declaró ilegal el ITF.

Este impuesto, según el estudio, afectará a la transparencia de costes que se produciría por parte de los bancos hacia los clientes, tal y como indica el informe. También, reconoce que se basaría en una “simple” identidad de la oferta y la demanda en estos casos, además de un menor poder negociador del cliente frente a las entidades bancarias o brókeres. De esta forma, según indica el informe, la diferencia de costes entre los diversos sería mínima, porque los bancos controlan casi el 75% del capital invertido en fondos en España. 

Según indica el informe, es necesario destacar el efecto de la tasa en los mercados de valores españoles porque podrían hundirlo aún más, ya que continúa en tendencia a la baja. Además, el volumen de negociación bajaría más de lo que bajó en el momento que se realizó el informe, un 26% en el último semestre. 

Ventajas de la publicidad on line
Tras el Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha afirmado en la rueda de prensa que la llamada tasa Google tendrá un gravamen del tres por ciento que se aplicará a todos aquellos servicios que hagan publicidad on line o vendan datos a partir de información. Además, se aplicará a aquellos negocios que generen una cifra superior a 750 millones de euros y 3 millones en el ámbito nacional. 

Según el último informe publicado por Pwc, Adigital y Ametic, el 9 de enero de 2019, titulado Impacto de un impuesto sobre los servicios digitales en la economía española, el marketing digital permite aumentar la exposición de las entidades y el acceso a nuevos mercados. Esta publicidad ayuda a la exhibición de los productos y servicios de las empresas y tiene múltiples ventajas como tener un seguimiento sobre el efecto de las ventas o el fácil acceso a mercados. También, los usuarios gozan de privilegios como la personalización de la oferta de productos y servicios, además de una mayor transparencia y competencia. 

Otro de los datos más relevantes del informe es que el marketing on line impulsa la facturación digital, de forma que permite el crecimiento de las pequeñas y medianas entidades a un bajo coste.  

Impacto económico del impuesto en las pymes
María Jesús Montero ha garantizado durante la rueda de prensa que los impuestos y gravámenes no afectarán a las pequeñas y medianas entidades. Sin embargo, el informe de estas empresas serán ellas las que soporten la mayor parte del coste del impuesto, especialmente las que usen plataformas digitales. 

Según el informe, habrá un incremento del coste de venta y de publicidad online y se reducirá su margen y capacidad de comunicación con los clientes. Además, las ventas pueden disminuir y la productividad reducirse. También, las empresas locales no digitales tendrán ventajas respecto a los exportadores digitales. 

También, los consumidores verán reducido su bienestar, puesto que habrá un incremento en el coste de los productos por el impuesto. Además, se estima la reducción de la obtención de ingresos por recursos no utilizados. También, según el informe, habrá una ralentización del proceso de digitalización de la economía, pese a que Montero ha afirmado que la sociedad debe adaptarse “a una sociedad moderna, digitalizada y globalizada”. 

Por último, según el informe realizado por estas entidades, las entidades españolas usuarias de servicios digitales gravados reducirán sus beneficios entre 450 y 562 millones de euros. Además, debe sumarse el incremento del coste de uso de plataformas y marketing online y la disminución de las ventas por el traslado “previsible” de parte del precio al cliente final.