El Gobierno llega a un acuerdo para cerrar las centrales nucleares

El pacto con las eléctricas prevé un cierre ordenado entre 2025 y 2035.

Foto: Jeanne Menjoulet (vía: flickr)

El Gobierno ha cerrado un acuerdo con Iberdrola, Naturgy y Endesa por el que las plantas nucleares van a dejar de funcionar en un máximo de 50 años. De esta forma, entre 2025 y 2035 quedarían obsoletas todas las centrales atómicas españolas, según se ha concluido en la reunión.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, convocó una reunión con los presidentes de las tres eléctricas, que acudieron solos por petición de la representante del Gobierno. Todas las partes han llegado a un acuerdo por el que se producirá un cierre escalonado de las centrales y se llevará a cabo de una a una.

Según la ministra, en la reunión se ha creado un plan de cierre “realista y pragmático” que además responderá a “criterios objetivos” y tendrá en cuenta el escenario climático. De este modo, algunas centrales verían extendida su vida útil un mínimo de seis años más, como sucede con la central de Almaraz o Trillo, dos de las cinco activas en España.  

Las centrales están organizadas en agrupaciones de interés económico, en las que cualquier decisión importante debía estar aprobada por unanimidad, hasta el momento. Tras la reunión y, para evitar cualquier tipo de bloqueo, el Ministerio ha decidido cambiar la regulación y establecer que las elecciones se puedan aprobar por mayoría simple.

Además, las tres empresas coinciden en que los encargados de controlar este proceso tienen que ser el Gobierno y la Empresa Nacional de Residuos (Enresa). La empresa pública trabaja en un nuevo Plan Nacional de Residuos Radiactivos y, dependiendo de los años de funcionamiento de las centrales, variará la distribución del pago de la tasa para el desmantelamiento.