El Gobierno comienza la modificación de la reforma laboral

La derogación del despido por absentismo es la primera medida que Sánchez y su equipo prevé aprobar mediante decreto ley.

La negociación de modificación de algunos aspectos de la reforma laboral comenzó el pasado viernes, de la mano de Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y Economía Social, junto con Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Empleo y Economía Social, y representantes de los agentes sociales. Durante el encuentro, intentaron llegar a un acuerdo para la modificación de la reforma laboral que aprobó Mariano Rajoy en 2012. 

Yolanda Díaz no quiso anticipar ninguna información. “No vamos a anticipar debates, hay causas del despido que atienden a razones y motivaciones que operan en el mundo del trabajo, pero no voy a anticipar nada”, afirmó. Sin embargo, reconoció que ofrecería más datos en el momento en que se paralice la parte “más urgente y lo que requiere más atención”. 

Durante la reunión técnica, los participantes dialogaron sobre los elementos de “urgencia” y se trabajó para dar “más voz” a la negociación colectiva y para abordar elementos de subcontratación. Según Díaz, la derogación de la reforma laboral se hará en dos fases, y la primera será durante esta semana. La siguiente, centrada en la contratación y despido, será más adelante. 

Además, la ministra afirmó que la desindexación de los contratos públicos fue un planteamiento que surgió en la conversación con todos los participantes, aunque explicó que su posición aún no se conoce. 

La decisión de modificar la reforma laboral ha provocado críticas en la oposición.

Las mesas de trabajo que formarán los agentes que participan en el diálogo tripartito también abordarán la elaboración de un nuevo Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI. Sin embargo, algunas organizaciones sindicales aclararon que, antes de esta modificación, se deberían derogar las reformas laborales y volver a la situación anterior. 

Respecto a la contratación, el acuerdo programático entre PSOE y Unidas Podemos reconocía limitar la capacidad de modificación unilateral de las condiciones de contrato por parte de la empresa. Además, afirmaba revisar el mecanismo de inaplicación de los convenios colectivos. De esta forma, estará orientado a un descuelgue salarial vinculado a causas económicas graves. 

Además, el PSOE y Unidas Podemos se comprometieron a impulsar medidas para reducir la dualidad y favorecer el uso del contrato fijo discontinuo para actividades cíclicas y estacionales.

La primera medida
La derogación del despido por absentismo es la primera medida que el Gobierno ha previsto aprobar mediante decreto ley. Sin embargo, no la ha negociado aún con los agentes sociales. Además, ya está redactada y se llevó a patronal y sindicatos presentes en la reunión para concretar el acuerdo del salario mínimo.

Durante la anterior legislatura del PSOE, el Gobierno no había definido este asunto como un aspecto lesivo de la reforma del 2012, pero adquirió prioridad cuando apareció una sentencia del Tribunal Constitucional que lo avalaba. 

Además, el despido por absentismo existe en el Estatuto de los Trabajadores desde 1980. Después, el PSOE elaboró una reforma laboral en 2010 que facilitó su uso y también la del PP, en 2012. 

Otros aspectos relacionados con esta causa y que serán tratados en la reforma son las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo