El Congreso promueve una ley para prevenir el consumo de alcohol entre menores

El 75% de los adolescentes de entre 14-18 años ha consumido alcohol y 6 de cada 10 adolescentes se han emborrachado alguna vez en su vida, según el Ministerio de Sanidad.

“El Congreso ha alcanzado un pacto de Estado histórico de consumo cero de alcohol entre menores que está por encima de ideologías y debates”, afirma Carmen Quintanilla, diputada del Partido Popular (PP). El informe ha sido aprobado con 34 votos a favor, ninguno en contra y dos abstenciones, las del Partido Nacional Vasco (PNV) y la de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Se trata de un texto de más de 70 páginas que está dirigido fundamentalmente a los menores. Algunas de las medidas que recoge son la prohibición de anuncios sobre alcohol en las páginas web o revisar los puntos de venta de los lugares cercanos a centros educativos de menores.

Decisión parlamentaria casi unánime
El texto, elaborado con las aportaciones de todos los partidos tras intervenir 38 expertos del mundo sanitario, farmacéutico, educativo o civil, será remitido al Ministerio de Sanidad, que elaborará un proyecto de ley que prevé tener listo a lo largo de este año. En la votación, PNV y ERC se han abstenido, aunque respaldan el fondo del informe, pero en el caso de ERC reivindican que respeten la competencia de las autonomías en esta materia, algo que ha sido rechazado por la mayoría, al considerar que no vulneraba sus peticiones.

“La futura ley debe ser pedagógica y educativa”, afirma Aurora Flórez, diputada del PSOE.

El PSOE también ha emitido dos votos particulares en los que ha pedido más financiación y actuaciones más concretas para la prevención de consumo de alcohol en menores. Esta última sí ha sido aprobada, al igual que el voto particular de Ciudadanos que reclama una licencia específica para la venta al por menor y en supermercados. La diputada de Unidos Podemos Tania Sánchez ha pedido más medidas de conciliación para las familias porque “si trabajan más de 10 horas, no es posible que estén pendientes de los adolescentes”.

Medidas para frenar el consumo
Una de las posibilidades más novedosas que recoge el texto es que se establezca un registro del historial clínico de los menores que incluya sus ingresos hospitalarios por alcohol. Pero la medida que más repercute en los padres es la que prohíbe el botellón y les obliga a pagar las multas impuestas a sus hijos si estos son denunciados por beber alcohol en la calle. Esta medida no ha gustado a Unidos Podemos, que pide sanción para los comerciantes y no para las familias.

Entre otros puntos recogidos se encuentran: clausurar los locales y comercios que vendan alcohol a menores, prestar atención a la venta de alcohol a los jóvenes en las celebraciones culturales o establecer una tasa de alcohol cero en los conductores de ciclomotor menores de edad (ahora la tasa está en 0,25). Además, la limitación publicitaria debe ser, al menos, como en el tabaco y advertir sobre los daños y riesgos para la salud.

Además, si el proyecto de ley se aprueba, prohibirá la venta de bebidas alcohólicas durante todo el día en gasolineras, museos, parques temáticos, cines, zonas recreativas y espectáculos en horario infantil.