El asesinato de Diana Quer reabre el debate de la prisión permanente revisable

La derogación de la ley aún no se ha aplicado, aunque sigue en el ideario político de la oposición.

Fotografía de Juanky Pamies Alcubilla.

El caso del asesinato de Diana Quer ha reabierto un debate, iniciado el pasado octubre, en el Congreso. En 2015, el Partido Popular introdujo dentro de la Ley de Seguridad Ciudadana la figura penal de prisión permanente revisable. Una condena que, en casos de terrorismo o asesinatos de menores, sentenciaba al preso a un encarcelamiento perpetuo, que se revisaría cada 25 años.

Desde su introducción en el Código Penal, tan solo una persona ha sido condenada a esta pena: el popularmente llamado parricida de Moraña, que asesinó a sus dos hijas, de nueve y cuatro años de edad, con una radial. Aun así, el rechazo de la mayoría de partidos es evidente.

“¿Valen más los derechos del condenado que de la víctima?”, se pregunta Rocío Viéitez.

En el pleno celebrado el pasado 10 de octubre, el PNV presentó una propuesta para derogar la pena, que fue apoyada por el PSOE, Podemos y el resto de partidos nacionalistas. Tan solo el PP se opuso a esta iniciativa, mientras que Ciudadanos prefirió abstenerse.

Desde entonces, y con una clara mayoría a favor de echar hacia atrás la ley, el proceso se había detenido. Ahora, con el procesamiento de El Chicle, que está acusado de haber asesinado a la joven Diana Quer, y la petición de que se aplique la sentencia máxima, la pena ha vuelto a los titulares.

“Es una pena necesaria para la sociedad”
“¿Valen más los derechos humanos del condenado que los de las víctimas? ¿Acaso como la víctima ya no tiene nada que opinar pierde automáticamente sus derechos como ser humano?”, se pregunta Rocío Viéitez en declaraciones, vía email, a Mirada21.es. Viéitez es la madre de las dos niñas asesinadas por David Oubel, más conocido como el parricida de Moraña.

En la actualidad, la madre ha iniciado una recogida de firmas a favor de mantener la prisión permanente revisable, en un intento de detener la derogación. “Considero que se olvidan (los partidos en contra de la pena) por completo de que los delincuentes a los que se les impone esta pena han ido contra los derechos humanos de un modo atroz”, explica la víctima.

El PP espera que la recogida de firmas cambie el voto de Ciudadanos.

Viétez no cree que esta pena sea necesaria “desde el punto de vista de las víctimas”, sino que lo es “para la sociedad en general”. Tampoco cree en la cadena perpetua ni en su utilidad, ya que confía en que el sistema “posee garantías para la reinserción”. Pero no está ciega.

“Es una propuesta que está muy adelantada”, indica Viéitez sobre la posible derogación de la pena permanente revisable. Ella misma asegura no saber “si logrará algo” su recogida de firmas, pero “al menos” espera “remover conciencias a la hora de revisar el sistema judicial”.

“Se ha hecho mucha demagogia”
El Partido Popular (PP) es el único grupo parlamentario que ha declarado su desacuerdo con la derogación de esta pena. María Jesús Moro, portavoz de Justicia del PP, en declaraciones a Mirada21.es, ha querido dejar clara la posición de su formación. “Nosotros estamos convencidos de que no es inconstitucional”, afirma rotundamente la portavoz cuando es preguntada acerca de esas declaraciones de otros partidos.

María Jesús Moro recalca que ya ha habido un recurso sobre el que el Tribunal Constitucional “no se ha pronunciado” y que si en el PP “hubieran tenido la más mínima sospecha” no la hubieran incorporado al Código Penal. Además, la portavoz destaca que la pena se ajusta “a las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.

Moro sí ha atacado la propuesta de Ciudadanos, que “niega cualquier tipo de reinserción”. “Defendía (Ciudadanos) un cumplimiento íntegro de las penas sin ningún beneficio penitenciario, esta última parte no tiene sentido”, continúa la responsable de Justicia. “En el caso de la actual pena, se revisa el caso a partir de los 25 años para valorar la reinserción”.

María Jesús Moro admite que en el PP están dispuestos a disminuir los años de revisión.

“Yo creo que se ha hecho mucha demagogia, ya que desde que se incluyó esta pena se ha tratado como una perpetua”, explica María Jesús. Acerca de la recogida de firmas de Viéitez, la popular espera “que permita la reflexión de los partidos y un cambio en su sentido del voto, especialmente en el caso de Ciudadanos”.

María Jesús admite que hay cierta “contradicción” en el nombre de la pena. “Hay una gran dificultad, ya que hay que aunar la posibilidad de reinsertarse en la sociedad y una pena máxima”, explica.

Aunque admite que su formación no está dispuesta a derogarla, sí lo está a “en algún caso” disminuir los años de revisión. “Lo que pasa es que tan solo se ha planteado el todo o nada”, sentencia María Jesús Moro.

Un “no” rotundo del PSOE
El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que no ha respondido a las preguntas de Mirada21.es, ha dejado clara su posición en el Congreso: rechazan que se aplique esta pena al presunto asesino de Diana Quer. En una entrevista en Onda Cero (recogida por Europa Press), el portavoz de Justicia del PSOE en la Cámara Baja, Juan Carlos Campo, ha tildado de “innecesaria” y “una contradicción en sí misma a la pena”.

“Lo que es permanente no es revisable y lo que se revisa no es permanente”, ha afirmado el portavoz. Además, Campo ha indicado que no hay “seguridad jurídica” con esta pena. También ha recordado que “el propio Consejo de Estado dijo que no era necesaria”.

Juan Carlos Campo ha sentenciado que desde el PSOE se seguirá defendiendo la supresión de esta pena, ya que en España ya se pueden imponer “penas muy altas”.