Bruselas prevé un crecimiento económico de un 2,8% para España

El pronóstico de la UE del déficit mejora y se reduce hasta 3,2% en 2017 y 2,6% en 2018.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. Flickr/CC.

La Comisión Europea ha anunciado este jueves las previsiones del crecimiento económico de España para 2017 y 2018. El comisario comunitario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, presentó en febrero sus pronósticos: el PIB aumentaría en un 2,3% y se cerraría este año con un déficit del 3,5%. Dos meses más tarde, el Ejecutivo europeo ha mejorado sus cálculos: el crecimiento será de un 2,8% y el déficit será de una décima superior a lo pactado, es decir, 3,2% (2,4% y 2,6%, respectivamente, en 2018).

Esta corrección en sus previsiones se produce gracias a los resultados económicos positivos del primer trimestre del año. La Comisión Europea preveía signos de desaceleración, que han desaparecido tras conocer datos como el paro (el número de desempleados en abril bajó en 129.281 personas, el mayor descenso en la serie histórica). Por ello, la institución comunitaria pronostica que el porcentaje de desocupados descenderá hasta el 17,6% en 2017 y hasta el 16% en 2018.

Moscovici asegura que esta corrección no se realiza por haber cometido un error, sino porque “esta aceleración del crecimiento en España se debe a factores que no podían ser anticipados en ese momento”. Asimismo, el comisario ha explicado que la confianza de la Unión Europea (UE) por el país ha aumentado: “Ahora estamos más confiados de lo que podríamos estar hace unos meses sobre los objetivos para 2018 y la salida del procedimiento de déficit excesivo”.

Sin embargo, Bruselas advierte de que el Gobierno debe prestar atención y vigilar las cuentas de las comunidades autónomas, ya que, si continúan mejorando, se podrá reducir el gasto en el FLA (Fondo de Liquidez Autonómico), paulatinamente. Asimismo, asegura que disminuirá la deuda de las administraciones públicas, que se sitúa en el 99,4% del PIB, hasta el 99,2% en 2017 y el 98,5% en 2018.

El principal impulsor del crecimiento económico será el consumo privado. No obstante, Bruselas asegura que este se ralentizará a medida que disminuya la creación de empleo. Asimismo, destaca que el ritmo de crecimiento de España de estos años es superior a la media de la Eurozona. El PIB que alcanzará este año es, además, el nivel más alto logrado antes del comienzo de la crisis.