RefugIS, un proyecto para la alfabetización digital de los refugiados

Con este proyecto, Microsoft Ibérica y la Fundación Esplai Ciudadanía Comprometida buscan “ayudar a mejorar la convivencia” entre los solicitantes de asilo y los europeos.

La tecnología puede ser “un factor para la inclusión social de colectivos”. Bajo esta idea, el director de Desarrollo Corporativo de Microsoft Ibérica, Carlos de la Iglesia, ha presentado este jueves RefugIS. Este proyecto, desarrollado de manera conjunta con la Fundación Esplai Ciudadanía Comprometida, busca formar en alfabetización digital a 650 jóvenes refugiados o solicitantes de asilo en España.

Valls: El proyecto “apuesta por que el protagonismo esté en los propios jóvenes”.

Para ello, jóvenes voluntarios de Madrid, Barcelona y Málaga, tanto miembros de asociaciones locales como estudiantes de Secundaria, impartirán talleres de capacitación básica en competencias de programación. De esta forma, según ha explicado De la Iglesia, los solicitantes de refugio podrán asumir el nuevo “reto” que se les presenta en Europa: “su desarrollo laboral e integración en la sociedad”.

Con RefugIS, Microsoft Europa (en sus vertientes española e italiana) pretende romper con las barreras de idioma y cultura con la tecnología. A través de este código común, y con la capacitación en nuevas habilidades, este programa se postula como “clave” para el desarrollo e integración laboral y, por tanto, social de los solicitantes de asilo político.

Asimismo, según ha explicado la propia compañía, este proyecto plantea dos objetivos: formalizar un voluntariado -en el que, antes de nada, se forme en la materia digital previamente a los participantes- y “potenciar el conocimiento y las relaciones entre jóvenes de diferentes orígenes”, para, de este modo, “ayudar a mejorar la convivencia”.

De hecho, según ha explicado la directora general de la Fundación Esplai, Núria Valls, el proyecto “apuesta por que el protagonismo esté en los propios jóvenes”. De este modo, se “refuerza el compromiso” de acogida que España asumió con Bruselas, ha apuntado. Sobre este acuerdo, el Estado ha aceptado la solicitud de 1.100 personas de las 17.000 que debe recibir en 2017.