Marta Páramo, madre a los 16 años: “Lucía es mi mayor regalo”

Marta Páramo cuenta su experiencia sobre cómo es estar embarazada con tan solo 16 años.

Conferencia de +Vida en el Aula Magna de la UFV con Marta Páramo (i), María García (c) y Tomás Páramo (d).

La Universidad Francisco de Vitoria (UFV) recibió el miércoles 18 de octubre a +Vida, que apoya a la mujer embarazada. Marta Páramo, miembro de esta fundación provida, tiene 22 años y cuenta cómo fue la experiencia de tener a su hija, Lucía, con 16 años.

¿Cómo contó a su gente más cercana que estaba embarazada?
La primera persona a la que se lo conté fue al padre de Lucía, fue el que me estuvo apoyando desde el primer momento. Luego se lo conté a mi madre y ella se lo dijo a mi padre, me moría de miedo por contarlo, pero lo necesitaba. Y por último se lo conté a mis amigas, obviamente no se lo esperaban, pero recibí el apoyo de todas.

¿Se arrepiente de haber seguido con el embarazo, se planteó la adopción?
No, de hecho soy incapaz de imaginarme cómo sería yo y cómo sería mi vida sin ella, para mí Lucía es el mayor regalo que se me ha dado en esta vida. En ningún momento me planteé la adopción, eso sí que es ser una madre valiente, es darte cuenta que la vida de tu hijo vale más que el sentimiento que tú tengas de pasarlo mal, porque separarse de un hijo tiene que ser siempre durísimo.

¿El momento más duro que recuerda?
El verano de los 16 a los 17 años, estaba embarazada de siete u ocho meses, me sentí sola y sin saber lo que se me venía encima. Tus amigos se van y de repente te encuentras sola y con una tripa que te empieza a crecer.

¿Tuvo educación sexual cuando eras adolescente?
En el colegio estudiábamos estos temas, en Biología especialmente, pero en ningún momento vino nadie a darnos una charla sobre cómo se pone un preservativo, pero tampoco lo necesitaba, sabía perfectamente lo que pasaba y que había que tener cuidado, pero no por ello dejé de tener relaciones sexuales.

En caso de violación, ¿justifica el aborto?
No, pero porque me parece que no hay ninguna justificación para el aborto, además en el caso de violación me parece que es una experiencia terrible y que te destroza, y si le sumas el aborto te destroza aún más. No sabes cuál es la experiencia de criar a un hijo que te recuerde a ese hecho, pero sí sé que un aborto destroza a la mujer.

¿Qué diferencia cree que hay entre un hijo deseado y un hijo no deseado?
Un hijo no deseado, es más bien un hijo no esperado, pero porque en ese momento no estás pensando en criar a un hijo. Yo sé que Lucía me preguntará algún día que si es una hija no deseada y yo le diré que obviamente no la esperaba, que no entraba en mis planes, pero en el momento que llegó se convirtió en lo que más quiero de mi vida.

¿Ha seguido con los estudios?
Sí, en un primer momento sin ir a clase, pero cuando terminé Bachillerato llegó la universidad y Lucía fue a la guardería. (Actualmente, Marta estudia Filosofía).

¿Cree que el padre adopta un papel secundario en un embarazo siendo tan jóvenes?
Me parece que el papel del padre es fundamental, no hay niño si no hay mujer y hombre. El fundamento de un hijo es su padre y su madre, la responsabilidad del padre sobre su hijo es igual que la de la madre. Un niño tiene derecho biológico y natural a tener un padre y una madre.

¿Qué consejo da a los jóvenes?
Estar en la realidad y saber que esto te puede pasar, porque para mí era impensable y creía que era algo que solo salía en un programa de televisión del típico “embarazada a los 16”. Que no se tomen a la ligera tener una relación sexual, porque el fruto es un hijo, aunque tomen precauciones.