Los nacimientos registran mínimos históricos en el primer semestre de 2018

El número de hijos de madre española ha disminuido un 1,2% (80%). Las comunidades autónomas más afectadas son La Rioja (-13,7%) y Extremadura (-7,8%).

La población española sigue decreciendo a niveles significativos según el Instituto Nacional de Estadística (INE). El informe de Estadísticas del Movimiento Natural de la Población refleja una bajada en el saldo vegetativo debido, principalmente, a los mínimos históricos en natalidad. Estos datos son provisionales y no se publicarán hasta diciembre de 2019.

El estudio, realizado por las Estadísticas del Movimiento Natural de la Población (MNP), totaliza en 179.794 el número de nacimientos en el primer semestre de 2018, un 5,8% menos que el año pasado. Esta cifra es la más baja desde 1941, año en el que la institución empezó a realizar estos estudios demográficos. Además, la cantidad de hijos de madre española ha disminuido un 1,2% (80%). Las comunidades autónomas más afectadas son La Rioja (-13,7%) y Extremadura (-7,8%).

La mortalidad también ha alcanzado los máximos históricos. El número total de defunciones ha aumentado hasta las 226.384, un 2,1% más que en 2017. Este incremento de los fallecimientos se debe, principalmente, a la gran cantidad de muertes que hubo en el mes de enero. Canarias es la comunidad que más ha visto crecer el número de muertes, con un 10,2%, seguida de Andalucía (5,3%) y Cantabria (5,1%).

Con estos datos, el crecimiento vegetativo de España desciende hasta -46.590 personas en el primer semestre, y continúa así, así la dinámica demográfica negativa que empezó en 2015, cuando el saldo fue de -21.280 habitantes. Las comunidades con mayor decrecimiento son Galicia, con -9.135 habitantes, y Castilla y León, con -7.857. En cambio, la Comunidad de Madrid logra con un resultado positivo de 3.714 residentes, el mayor crecimiento de la península.

En cuanto a los matrimonios, el INE refleja una disminución de un 5,8% respecto al año pasado. Pese a la disminución del número de cónyuges, España mantiene su dinámica de subidas y bajadas que lleva sucediendo en el país desde 2011. Según Diego Ramiro, jefe del Departamento de Población del Instituto de Economía, Geografía y Demografía (IEGD-CSIC), este descenso es normal en las “sociedades avanzadas”, donde muchas parejas optan por convivir sin casarse.