El tamaño medio del hogar en España sigue menguando y se sitúa en 2,5 personas durante 2016. Los que más se incrementan son los unipersonales (que pasan del 25% al 25,2% y suman 54.100 hogares en un año), aunque el más habitual vuelve a ser, como el año pasado, el de una pareja sin hijos (30,5% del total).

Los hogares que más crecen son los unipersonales. El más habitual vuelve a ser, como el año pasado, el de una pareja sin hijos.

La encuesta continua de hogares del INE, publicada este miércoles, constata el aumento de la población residente en viviendas familiares en un 0,1% y la reducción en el número de personas que residen en ellas. Los hogares ocupados por una pareja bajó una décima, hasta el 30,5%, como el de familias de cuatro miembros (17,6%) y el de cinco o más (5,7%).

Casi uno de cada cuatro jóvenes treintañeros (23,4%) sigue viviendo en casa de sus padres. En relación con los tipos de hogares según la organización familiar, los que más aumentan en España, además de los unipersonales, son los monoparentales, que sumaron en el último año 67.400 más. Por contra, los que más se han reducido en 2016 son las familias extensas, de varias generaciones, -28.200, y los de las parejas con un hijo único, que se redujeron en 27.200.

Los hogares que más disminuyen son los de familias extensas y los de parejas con un hijo único.

La estadística constata que 4.638.300 personas siguen viviendo solas. De esa cifra, 1.933.300 (41%) tenían 65 años o más, principalmente mujeres (70%). Los hogares unipersonales con habitantes menores de 65 años estaban formados mayoritariamente (59%) por hombres. Comparando con el año pasado, el número de personas viviendo solas subió un 1,2%.