LG cancela su asistencia al Mobile World Congress por el coronavirus

La enfermedad ha provocado que empresas y establecimientos cierren sus puertas por miedo a la propagación del virus.

Mobile World Congress. Fotografía: Kārlis Dambrāns (Flickr).

La empresa LG Electronics ha cancelado su participación en Mobile World Congress (MWC), previsto para finales de mes en Barcelona. A través de un comunicado, la entidad explicó que desea eliminar “por completo” el riesgo que supone exponer a sus empleados al coronavirus con viajes internacionales. 

Además, LG afirmó que “está siguiendo de cerca la situación actual relacionada con el brote de coronavirus que fue declarado recientemente con emergencia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a que el virus se ha propagado fuera de China”. 

También, reconoció que la empresa ha reducido otros viajes internacionales de los empleados. “En lugar de participar en el MWC 2020, LG celebrará otros actos para anunciar sus nuevos productos de este año”, ha explicado a través del comunicado.

LG no ha sido la única empresa en cancelar o cerrar sus establecimientos por el riesgo a contagio. La enfermedad ha provocado que algunas ciudades como Pekín extiendan las vacaciones de Año Nuevo y retrasen la apertura de la bolsa. Cuando se abrió, los precios cayeron, aunque ya están estabilizados. 

Con el fin de evitar una situación peor, Pekín introdujo al mercado financiero 171.000 millones de dólares, con el objetivo de que el sistema monetario interno y los bancos continúen funcionando. Además, se redujo el impuesto de importación a los productos que son precisos para combatir la enfermedad.    

Además, la bolsa china no ha sido la única afectada, sino que el consumo se derrumbó. Tras la propagación de la enfermedad, se cancelaron eventos durante el Año Nuevo chino y se cerraron atracciones turísticas. También, locales de Starbucks, McDonald’s o Ikea han permanecido cerrados. 

Sin embargo, algunos especialistas han afirmado que esta enfermedad no ha afectado como en otras ocasiones. “Las cadenas de producción son cada vez más globales. El conjunto de actividades necesarias para la producción de un bien está cada vez más presente en países distintos”, afirmó Daniel Cantos, diplomado comercial del estado. 

Análisis económicos 
Hasta ahora, los especialistas no han querido hacer análisis precipitados. Jens Hildebrandt, jefe de la Cámara de Comercio en el Extranjero en Pekín, ha reconocido que las empresas alemanas no están en alerta, aunque se han elaborado “planes de prevención” para estar preparados. Además, ha publicado un vídeo en un canal de YouTube en el que explica cómo las entidades alemanas en China lidian con el coronavirus. “Los expertos estiman que la enfermedad podría retrasar el crecimiento económico en China en un 1% aproximadamente”, afirmó en el vídeo. 

“China tuvo en 2019 una tasa de crecimiento anual del 6% y se esperaba que para 2020 fuese a ser inferior al 5.5. Sin embargo, y aunque todavía están por conocer cuáles serán los efectos en términos de alcance del coronavirus, la mayoría de economistas temen que la ralentización del gigante chino pudiera ser todavía mayor”, afirmaba Daniel Cantos.

“La caída en la demanda mundial de crudo es algo que ya ha comenzado a suceder”, explica Daniel Cantos. 

Además, afirma que, en caso de que se produjese una ralentización tal que llevase a China a crecer solo a tasas cercanas al 2-3%, las economías europeas verían cómo sus ventas de bienes y servicios destinadas a China se ven mermadas. “Concretamente, la UE es el principal exportador de bienes a China, que vería cómo esta fuerte caída en la demanda afecta a sus niveles de producción y empleo”, añadió. 

Sin embargo, reconoce que podrían existir efectos positivos. “La caída en la demanda mundial de crudo, como consecuencia de la reducción en la demanda de materias primas china, generará un más que probable descenso en los precios del petróleo, es algo que ya ha comenzado a suceder ante el anticipo de los mercados”, concluyó Cantos. 

Las aerolíneas, afectadas
El coronavirus ha afectado al mundo del mercado y las aerolíneas extranjeras han apreciado una repercusión en su comercio. Al menos, 46 entidades han suspendido los vuelos a China debido a la enfermedad, según informó la Autoridad de Aviación Civil asiática. 

Las autoridades rusas también limitaron la llegada de vuelos desde China. Además, en el aeropuerto Vnukovo de Moscú  se preparó una terminal para recibir los vuelos, que procedían de Pekín, Shanghái, Guangzhou y Hong Kong, según afirmó la agencia Sputnik.