La robotización amenaza más a los empleos ocupados por mujeres

Un estudio del FMI calcula que el 11% de las mujeres perderán su empleo por los procesos de automatización.

Inteligencia artificial. Foto: Pixabay.com

Según un trabajo publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la mecanización afecta proporcionalmente más a las mujeres que a los hombres. El argumento es conciso: las mujeres suelen ocupar empleos mayoritariamente rutinarios, con independencia del sector y el trabajo. Y son precisamente estas tareas las que se verán más amenazadas por la automatización. No significa que vayan a desaparecer sectores completos de trabajo, sino que dentro de los mismos sectores, el personal que se ocupa de tareas menos especializadas y tradicionales suelen ser en mayor proporción femenino.

Estos empleos tienen más riesgo de perderse, ya que son tareas fáciles de programar en una máquina para realizar automáticamente sin necesidad de desarrollar un pensamiento, tomar decisiones o cualquier actividad propiamente humana. El informe también apunta que el comercio minorista es un sector expuesto a un fuerte riesgo de mecanización. Esas tareas estarán más protegidas que, por ejemplo, las destinadas a trabajar en una caja registradora, en las que abundan más mujeres. Se calcula que en 2025, más de la mitad de los puestos de trabajo que hoy existen serán reemplazados por máquinas, según un estudio del Foro Económico Mundial (FEM).

Según el FMI, en las próximas dos décadas, podrían desaparecer 180 millones de empleos que ahora ocupan mujeres.

El estudio, titulado El Futuro del Trabajo 2018 y publicado el 17 de septiembre de 2018, se basa en entrevistas realizadas a ejecutivos y directores de recursos humanos de 20 países (desarrollados y emergentes) y 12 áreas industriales distintas que gestionan más de 15 millones de empleados en el mundo. El texto muestra que la robotización podría hacer desaparecer 75 millones de empleos en el mundo, eso es un hecho, pero a pesar de que la revolución robótica pueda tener repercusiones negativas, su generalización podría tener un impacto positivo en el sector laboral y dar lugar a 133 millones de empleos nuevos en el mundo. Los expertos del FEM destacan que para que dichos empleos puedan ser ejercidos, los trabajadores tendrán que hacer un enorme esfuerzo de formación y adaptación. Además, los estados deberán desarrollar los mecanismos para proteger a las personas que trabajarán de forma autónoma.

El 11% de los empleos, ocupados por ellas, frente al 9% de ellos                              Gracias al trabajo publicado por el FMI, se ha descubierto que muchos trabajos desaparecerán en el futuro. Y las mujeres, debido a la automatización, estarán en mayor riesgo, concretamente el 11%, frente al 9% de los hombres. Pero los peligros no serán iguales para todas, el riesgo es mayor cuanta menor formación posea y más edad tenga. Sobre todo, afectará a las mujeres que trabajan en puestos poco cualificados relacionados con la venta, oficinas o servicios. No obstante, todo ello también afecta debido a que en otros sectores, principalmente, en ingenierías o ciencias, las mujeres están infrarrepresentadas, “sectores en los que el cambio tecnológico puede ser complementario con las habilidades humanas”. La buena noticia es que sectores con gran presencia femenina, como educación o salud, están creciendo, al tiempo que la digitalización permitirá más flexibilidad, lo que supone un beneficio para las mujeres. Son seis las economistas que firman este estudio, y el FMI ya ha empezado a incluir la perspectiva de género en sus trabajos. Entre las medidas que proponen está aumentar la presencia de mujeres en carreras tecnológicas y científicas, y romper con lo establecido, con políticas activas que faciliten el acceso de la mujer a puestos de responsabilidad.

Andalucía y Cataluña, las regiones donde los robots destruirán más empleo  
Por comunidades autónomas, el mayor porcentaje de empleo en riesgo de automatización está en Cataluña (18,4%) y Andalucía (16,1%). Más bajos son los porcentajes observados en Madrid (11,7%) o Comunidad Valenciana (10,8%). La tasa más baja es la de La Rioja, con el 0,8% de riesgo. Los autores del informe señalan que “es imprescindible que los agentes económicos privados y públicos, gobiernen el cambio”. Proponen tres ejes de actuación: “en educación es conveniente invertir más y de mejor manera en capital humano; en regulación y mercado laboral deben eliminarse las barreras a la inversión, el crecimiento empresarial y la creación de empleo”; en política redistributiva deben “diseñarse  mecanismos que compensen a los damnificados”.

¿Qué sectores serán los más afectados por la robotización?
Los sectores que potencialmente se verán más afectados por la automatización serán el transporte y logística e industria, que podrían perder el 52% y el 45% de los puestos de trabajo. Para los sectores de alimentación y distribución, las previsiones son más moderadas (34%), mientras que el de educación será el menos afectado (8%). Las tareas humanas que tienen que ver con la fabricación, montaje y tareas rutinarias son las primeras que desaparecerán. La industria del transporte prevé la incorporación de robots no solamente en el transporte terrestre, también en el ferroviario y en el aéreo. Las tareas domésticas también serán transformadas por robots que realicen este tipo de tareas. A simple vista, parece que simplificará el día a día, pero hay que tener en cuenta que el empleo doméstico es realizado casi en su totalidad por mujeres, es un área delicada. Lo mismo sucede con la agricultura, donde están incorporando nuevas tecnologías que harán desaparecer la presencia de personas. La medicina, con los diagnósticos automatizados, robots que realizan cirugías junto a los cirujanos, nanorrobots que se introducen en el cuerpo humano para curar enfermedades, entre otros muchos avances, también se verá enormemente transformada.