La polución causa más muertes que el tabaco

Según un estudio, los fallecimientos por contaminación son el doble de los previstos.

Foto: Pixabay.

Un estudio publicado en European Heart Journal duplica el número de muertes prematuras por contaminación del aire. Según los investigadores, las cifras subirán de 4,5 millones a 8,8 en todo el mundo. La polución sería responsable de más muertes que el tabaco, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) causa siete millones al año.

El estudio consiste en una simulación de los procesos químicos atmosféricos y su interacción con tierra, mar y productos químicos de procedencia natural y artificial, como la industria o la agricultura. Además, los científicos aplicaron un nuevo modelo de exposición global, tasas de mortalidad y datos de la OMS, como edades, factores de riesgo de varias enfermedades, causas de muerte…

En Europa, se darían 790.000 fallecimientos debido a la polución, lo que implica que la esperanza de vida se vería reducida en más de dos años. La combinación de mala calidad del aire y densa población en el continente hace que la exposición sea de las más altas en el mundo. Además, el principal problema es la quema de combustibles fósiles, por lo que es necesario cambiar a fuentes de energía renovable.

La investigación muestra tasas de mortalidad especialmente altas en países de Europa Oriental, como Bulgaria o Rumania. La contaminación del aire no es mucho más alta que en Europa Occidental, pero los avances médicos son menores, y con ellos la esperanza de vida. En la parte más desarrollada de Europa, el peor resultado está en Alemania, que cuenta con 154 muertes, seguido por Italia, con 136.

Sin embargo, el problema es más grave en los países emergentes. En China e India, se producen más de un millón de muertes, principalmente, por la contaminación industrial, las centrales eléctricas de carbón y la quema de madera o carbón vegetal en las casas.

La polución del aire “provoca daños en los vasos sanguíneos”, dice Thomas Münzel, coautor del estudio. 

Las sustancias más peligrosas son las micropartículas PM 2,5 (polvo, cenizas, hollín… con un diámetro de 2,5-10 micras o menos). Así, los científicos recomiendan reducir los límites anuales permitidos por Europa, de 25 microgramos por metro cúbico, y tomar como referencia las cifras de la OMS, de 10 microgramos por metro cúbico.

Los daños de la contaminación del aire
Thomas Münzel, coautor del estudio, dice que la polución del aire “provoca daños en los vasos sanguíneos”, esto lleva a un aumento de la presión arterial, diabetes, derrame cerebral, ataques al corazón e insuficiencia cardíaca. Lo que más se da son enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Según la OMS, una de cada ocho muertes en el mundo es provocada por la mala calidad del aire, que se cobra más víctimas que el sida y la malaria juntos.