La educación en España mejora después de 15 años cosechando resultados mediocres. El último informe PISA, publicado este miércoles, señala que los estudiantes españoles igualan la media de la OCDE, con 493 puntos, la superan en Lectura, con 496 frente a 493, y se quedan ligeramente rezagados en Matemáticas, con 486 puntos, cuatro menos que la media de 490.

El último informe PISA señala que los alumnos españoles superan en Lectura la media de la OCDE.

El acercamiento más destacado de los estudiantes españoles a la media de la OCDE no podría haberse producido de no ser por una mejoría de casi 10 puntos en Lectura entre 2012 y 2015: de 488 a 496 puntos. Dos puntos escalan los estudiantes en Matemáticas, pero hacen el camino inverso en Ciencias, con tres por debajo. Estas últimas variaciones son en términos estadísticos poco significativas, al tomarse las medidas sobre una puntuación total de 500.

Suspenso en Matemáticas
Con estas cifras, España ocupa el puesto 21 en competencia lectora (al nivel de Estados Unidos o Reino Unido), el 25 en destrezas matemáticas (como Islandia o Italia) y el 24 en habilidades científicas (a la altura de Suecia y Francia). En el top de la lista de Lectura están Canáda (527) y Finlandia (526); Japón (532) y Corea del Sur (524), en Matemáticas; y Japón (538), Estonia (534) y Finlandia (531), en Ciencias.

Portugal mejora 30 puntos gracias a la introducción de objetivos a los profesores y de exámenes externos a los alumnos.

Uno de los casos más sorprendentes de mejora en el último informe PISA es el de Portugal. El país vecino consiguió aumentos cercanos a los 30 puntos después de seis evaluaciones. El avance de los lusos se explica por la introducción de objetivos a los profesores, de exámenes externos a los alumnos y por una hornada de alumnos talentosos.

Un dato preocupante de los revelados por el último informe PISA es el de la desigualdad entre comunidades autónomas. Castilla y León, Madrid y Navarra son las que tienen mejores resultados en las tres áreas, a las que se suma Aragón en Ciencias, Galicia en Lectura y Ciencias, y La Rioja en Matemáticas. Estas desigualdades se explican en un 50% por las diferencias sociales, económicas y culturales.