El Ayuntamiento de Madrid ha presentado este jueves su plan de Navidad, donde se pasa de Reyes Magos en harapos a “una oda a la curiosidad”. El próximo 5 de enero, la Cabalgata será un “proyecto artístico” con “afán de conocimiento”. Así lo ha anunciado la alcaldesa de la ciudad, Manuela Carmena, junto con la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre.

El Consistorio ha manifestado su intención de “hacer reales los valores navideños en toda la ciudad”, aunque alguno de sus miembros haya tenido que responder ante la Justicia por su rechazo y persecución al cristianismo. Bajo el lema Hacemos Navidad, el Ayuntamiento quiere educar en la responsabilidad cívica de generosidad y ayuda a los demás para “ser más solidarios con quien lo necesita”.

Para “ayudar a los pajes en sus compras”, el Área de Equidad del Consistorio ha puesto en marcha “una campaña para evitar la compra de juguetes sexistas”. Para ello, la Alcaldía ha editado “una guía de consejos” con la que fomentar “el juego colaborativo y en igualdad”. Unas acciones que han procurado incluir en su abanico de actividades: patinaje gratuito en pistas de hielo y diversos talleres y conciertos.

Estas son las segundas Navidades a las que se enfrenta el Consistorio de Manuela Carmena. En su estreno, protagonizado por varias polémicas por su ejecución antirreligiosa, la Alcaldía cortó con la tradición, quitó del programa las tradicionales ocas de Miguelín y ridiculizó la figura de los Reyes Magos vistiéndolos de Ágatha Ruiz de la Prada.