La APM exige a Podemos acabar con su acoso a la prensa

La Asociación de Prensa de Madrid (APM) considera que la directiva de la formación 'morada' ha acosado a varios periodistas por publicar ciertas informaciones.

La democracia no ampara “orientar y controlar” el trabajo de los periodistas y “limitar su independencia”. Esta es la conclusión a la que ha llegado la Asociación de Prensa de Madrid (APM) este lunes para exigir a Podemos el cese del acoso a los profesionales de la información que se sienten “presionados” por el equipo directivo de la formación morada.

La APM considera que Podemos “amedrenta y amenaza” a estos por estar “en desacuerdo con sus informaciones”.

Tras recibir algunas denuncias por parte de un grupo de periodistas y comprobar las “pruebas documentales”, la APM ha exigido a Podemos que deje “de una vez por todas” la “campaña sistematizada” de “acoso personal y en redes” a estos profesionales. De hecho, la institución ha pedido a la directiva del partido que deje de cargar contra los medios de comunicación.

Asimismo, según han argumentado desde la APM, Podemos “amedrenta y amenaza” a estos por estar “en desacuerdo con sus informaciones”. Este “acoso” se ha materializado “de manera reiterada y desde hace más de un año” en las propias tribunas, entrevistas, foros y actos públicos, así como en las redes sociales. Una serie de actos, por tanto, que atentan contra “la credibilidad y el prestigio” de estas personas.

De hecho, según han denunciado, estos profesionales, en ocasiones, han sido sometidos “a un bombardeo constante de mensajes que intentan descalificar o ridiculizar su trabajo y recortar su libertad de información”. Para la institución, esta cuestión supone una total incompatibilidad “con el sistema democrático”, porque actúa en contra de “la libertad de expresión y la libertad de información”.

Además, la APM ha considerado “inaceptable” esta campaña por estar “creando un estado de miedo entre los periodistas”. Y esta estratagema “tiene como fin” conducir a estos profesionales “hacia la autocensura”. Hecho que no comparte la portavoz en el Congreso, Irene Montero, quien dice “no reconocerse” en la denuncia de la institución de prensa contra Podemos.

De hecho, para Montero el problema no está en Podemos, sino en los jefes de estos periodistas. La portavoz ha explicado en una entrevista en la Cadena SER que, si corrigen sus informaciones, lo hacen ante el riesgo de “despido” en una situación de precariedad laboral, “no por miedo de los partidos políticos”.