Escobar: “Lo que nos define es lo que hacemos, no nuestra herencia”

El hijo del conocido narcotraficante Pablo Escobar fue uno de los invitados al primer congreso virtual que organizó la fundación Lo Que De Verdad Importa y que se escuchó desde más de 50 países.

Juan Pablo Escobar, durante la conferencia. Fotografía: Lo Que De Verdad Importa.

La fundación Lo Que De Verdad Importa existe desde hace 12 años y celebra numerosos congresos con el fin de fomentar valores universales. El pasado domingo 19, debido a la crisis del coronavirus, realizó una edición singular a través de Internet. Jota Abril fue el presentador del acto y lo siguieron más de 15.000 personas desde más de 50 países. Participaron Juan Pablo Escobar, hijo del famoso narcotraficante Pablo Escobar, que eligió edificar su vida alejado de la violencia; Bosco Gutiérrez Cortina, arquitecto mexicano que estuvo nueve meses secuestrado en un zulo, y Pedro García Aguado, antiguo deportista y presentador de televisión que venció su adicción al alcohol y las drogas y que en la actualidad dedica su vida a la reinserción de jóvenes que padecen problemas parecidos a los que él vivió.

Juan Pablo Escobar fue uno de los invitados más esperados del encuentro. Durante la conferencia, Escobar agradeció, en varias ocasiones, a que su padre le enseñara con sus acciones lo que él no debía hacer, justo el ejemplo opuesto en el que fijarse. Además, explicó que desde pequeño estuvo rodeado de lujos y privilegios. “Siempre creí que viviría así, pero la violencia nos golpeó rápido y nos arrancó lo más importante”, añadió. Sin embargo, Escobar afirmó que, al igual que la imagen de su padre en el exterior no era respetable, en su casa y en la familia “nunca faltó el amor”. “Nos mostró los valores que él nunca practicó fuera del hogar”, declaró.

Nunca dejaré de pedir perdón hasta que sepa del último que se vio afectado por mi padre”, reconoce Escobar.

Durante un tiempo, Pablo Escobar se convirtió en uno de los hombres más poderosos del mundo, pero también el más buscado, de forma que no pudo disfrutar de sus bienes. “En aquella época tenía mansiones, pero no podía salir a hacer la compra. Mi cuarentena duró 25 años”, dijo entre risas. Además, contó alguna experiencia sobre las huidas de la Policía. “Al cambiar de vivienda, mi padre nos vendaba los ojos y de esa forma no sabíamos dónde estábamos. También, sufrimos atentados porque él estaba contra otros cárteles y el orden nos perseguía”, recordó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Gracias!!!!!

Una publicación compartida de Lo Que De Verdad Importa (@lqdvi) el

Al dar un giro en su vida, Juan Pablo Escobar quiso cambiar su identidad y luchar por un futuro diferente. “Lo que verdaderamente nos define es aquello que realizamos, no la herencia”, explicó y, por eso, responde tanto a Sebastián como a Juan Pablo Escobar. Además, afirmó que en la actualidad trabaja como arquitecto y es pacifista. También, reconoció que pidió disculpas a las familiares de las víctimas que causó el delincuente. “A día de hoy, continuo en contacto con hijos de personas que fueron asesinadas por mi padre. Nunca dejaré de pedir perdón hasta que sepa del último que se vio afectado”, añadió.

La familia, lo único que importa
Ahora, mira con horror y sorpresa la imagen que se ha creado alrededor de la figura de su padre. “He escuchado a jóvenes decir que es un héroe y consiguió muchas cosas, pero realmente solo disfrutó de su vida un 10%, murió muy joven y eso le impidió ver a su nieto”, afirmó. También, reconoció que las series de televisión y los medios de comunicación han provocado que la gente se haga tatuajes de su rostro en la espalda por “ofrecer una biografía pacífica”. Escobar añadió que, por eso, tiene la responsabilidad de “anunciar lo contrario” porque su difusión es “enorme” y, según él, tiene consecuencias en la sociedad.

Escobar afirmó que tuvo la posibilidad de recorrer el mismo camino que su padre, pero no lo hizo porque sabía cuál era el inicio y culmen de la historia. “No conozco a narcotraficantes jubilados”, explicó. Daban cuatro millones por su cabeza. “Que ninguno se emocione porque esto ya no es así”, bromeó. Además, reconoció que fue buscado durante más de 20 años por decisiones que no quiso tomar. “Mi experiencia demuestra que no hay circunstancia tan poderosa como nosotros mismos”, manifestó emocionado. También, consideró un “milagro” el lugar que ocupa ahora e hizo alusión al confinamiento. “Este 2020 cambiaremos nuestra percepción sobre el éxito. La familia, la ciencia y la salud es lo único que importa”, concluyó.